Por J. Jesús López García

En ocasiones pensamos que el término “contemporáneo” es útil para etiquetar solamente aquello que nos es cercano en el tiempo, incluso dejando atrás en esa definición a situaciones que acontecieron hace apenas un lustro. Esto viene a colación por cumplirse casi 100 años de la llegada del arquitecto austriaco, -luego nacionalizado estadounidense- a Estados Unidos de América Richard Neutra (1892-1970). Una vez que arribó Neutra en 1923, trabajó en Chicago y Nueva York para luego trasladarse hacia California en 1925, donde llevó a cabo su obra más sobresaliente, así como también en donde ayudó a definir para la casa moderna algunos de sus rasgos más característicos, lo que le llevaría ser una de las figuras más influyentes dentro del Movimiento Moderno de la Arquitectura.

Neutra nació en Viena a fines del siglo antepasado y sirvió como oficial de artillería durante la Primera Guerra Mundial; fue discípulo del arquitecto Adolf Loos (1870-1933), de quien posiblemente aprendió la precisión racional en el diseño arquitectónico con base en las entonces nuevas maneras de construir con materiales y formas derivados de la creciente industrialización de la economía mundial. Fue ayudante del arquitecto expresionista Erich Mendelsohn (1887-1953) en su despacho de Berlín del que adquirió varios rasgos en su aproximación al diseño arquitectónico a través de una síntesis compositiva con base en la horizontalidad de sus ejes.

Una vez asentado en California se reunió con el arquitecto y amigo suyo, el también austriaco Rudolf Michael Schindler (1887-1953), otro de los profesionales que definieron la plástica moderna de la costa oeste norteamericana y que desde allí aportaron muchos modelos para las casas modernas de todo el mundo.

En 1924 Neutra conoció al arquitecto Frank Lloyd Wright (1867-1959), quien posteriormente lo llevó a su estudio en Taliesin en donde participaría en algunos de los proyectos, y de ahí probablemente haya asimilado la pulsión por extender la percepción desde el interior de los edificios hacia los grandes paisajes norteamericanos, y americanos en general, diferentes en ese sentido al constreñimiento espacial propio de Europa con un entramado construido mucho más densificado. Las propuestas domésticas de Wright fueron sin duda una influencia determinante para el planteamiento de las mejores casas de Neutra, quien aprovechó el paisaje californiano para diseñar hogares que parecen desplegarse hacia esos grandes espacios abiertos, baste recordar que antes de su llegada a Norteamérica Neutra también había trabajado con el arquitecto y paisajista suizo Gustav Ammann (1885-1955).

Dentro de las casas ejemplares destacan entre otras más, la Casa Lovell (Health) House (1927-1929) y la Kaufmann Desert House (1946), ésta última la realizó para la misma familia a la que Wright construyó la inigualable Fallingwater (Casa de la Cascada, 1936-1939) en Bear Run Nature Reserve, Mill Run, Pennsylvania. Apoyado por una magnífica fotografía de la novelista y filosofa Ayn Rand (1905-1982) y Neutra en la Casa Von Sternberg –diseñada por Neutra- tomada por Julius Shulman (1910-2009) se impulsó aún más la obra de Neutra convirtiéndose en un referente modelo para la arquitectura moderna habitacional de mediados del siglo pasado hasta los años 70.

Muy cuestionado por la posmodernidad arquitectónica, el Movimiento Moderno hizo del diseño arquitectónico un ejercicio de líneas muy homogéneas, borrando características particulares de cada lugar del planeta, pero debemos recordar que al final en eso consiste su carácter de “movimiento”, surgido de las vanguardias intelectuales de hace 100 años, que compartían entre muchas otras cosas, el deseo de llevar al ser humano a un futuro común mejor o más igualitario. Ese deseo no fue cumplimentado y muchas de las posturas que impulsaba el movimiento más que de uso corriente terminaron por ser adoptadas por una elite cultural –a veces también social-, abierta a las pautas del diseño internacional.

Por otra parte, en Aguascalientes existe una residencia que se encuentra ubicada en la esquina de las calles Lic. Francisco Primo Verdad y Ramón López Velarde, proyecto del arquitecto Ramón Ortiz Bernadac (1928 -2019), con la horizontalidad de sus losas como premisa de diseño, dispuesta de tal forma que no se alinea a la calle con sus muros de cerramiento; sus vistas y perspectivas abiertas a las calles dominando desde adentro al vecino del templo de San José. Es una casa de apariencia “etérea” y abierta que además conserva el color blanco para enfatizar su neutralidad y los recubrimientos pétreos en bandas horizontales como contrapunto a los muros y la losa de la azotea. No es posible saber a ciencia cierta si el arquitecto Ortiz Bernadac se vio influenciado en forma directa por Richard Neutra para el diseño y la construcción de este inmueble, sin embargo es clara la definición de sus líneas de acuerdo a una propuesta Moderna de rasgos similares a las características de diseño desarrolladas por el arquitecto austriaco. Fuese o no un referente, la residencia desarrollada por el arquitecto Ortiz, no deja lugar a dudas sus magníficos diseños en toda su obra.

Quienes conocemos y vivimos el centro de la ciudad de Aguascalientes continuamos recreándonos en estos ejemplos arquitectónicos.