Jorge Ricardo

Agencia Reforma

HERMOSILLO, Sonora 12-Dec-2019 .-Cecy Patricia Flores Armenta tiene 46 años y dos hijos desaparecidos que se los llevó una banda del crimen el 4 de mayo de 2019, y ahora sus rostros están en la camiseta que lleva su madre, fundadora de «Madres Buscadoras de Sonora», mujeres que tratan de localizar a más de 200 desaparecidos. Buscan en cerros, casas abandonadas y baldíos y encuentran restos.
«Manos, dedos, huesitos, una oreja. Hemos encontrado 80 cuerpos y 10 vivos, y a los vivos los regresamos a sus hogares. Aparecen golpeados, asustados, tísicos, deambulando como indigentes», dice Cecy que sostiene una manta: «En busca de nuestros corazones».
Aunque en este momento afuera del hotel Santorian, donde el Presidente Andrés Manuel López Obrador va a reunirse con los padres de los niños de la guardería ABC, incendiada en 2009, lo que ella y otras tres mujeres buscan es ayuda para hacer una posada navideña para los niños de los desaparecidos, unos 200 de entre cuatro meses y 14 años.
«Que el Presidente nos diera unos juguetes, una piñata, aunque sea un dulce para hacerlos felices aunque sea un día». Hace tiempo pidieron palas y picos, una camioneta para moverse en su búsqueda y no obtuvieron nada. «Nadie ha movido un dedo, nosotras hemos tenido que escarbar con nuestras propias manos, ¿pero los niños qué culpa tienen?». A pesar de eso, Cecy reconoce que por lo que han pasado los padres del ABC es algo mucho peor. «Eran niños, bebés, y todos vimos cómo se murieron».
Se estremece, como si fuera ella una de las madres. O como si no hubieran pasado ya más de diez años. Quizás por eso los padres de los 49 niños muertos y 106 lesionados en la guardería subrogada por el IMSS, que no tenían ni salidas de emergencia, entran sin hacer declaraciones. Tan sólo se anima a hablar Julio César Márquez, padre de un niño fallecido.
En el calor de 26 grados de la capital de Sonora, dice que esperan avances en lo prometido en las reuniones: atención vitalicia a las familias y víctimas, el pago por el resarcimiento de daños, llevar hasta sus últimas consecuencias la denuncia del IMSS que involucra al exgobernador Eduardo Bours o al ex Alcalde Eduardo Gándara.
Esta es la tercera reunión, tras la del décimo aniversario el 9 de junio y la del 2 de septiembre. En el encuentro, el Presidente les ofrece publicar un decreto presidencial que lleve a ley la ayuda y la garantía de que se llevará la denuncia penal hasta sus últimas consecuencias. Que va a pedirle al Fiscal Alejandro Gertz Manero que venga a informarles del avance de las investigaciones.
«Que se haga justicia es la decisión que tenemos», afirma el Presidente a la salida, después de una reunión de dos horas y media. Sobre el decreto, dice que los padres deberán ponerse de acuerdo antes. Habrá una reunión con el subsecretario de Derechos Humanos Alejandro Encinas, el 23 de diciembre, y otra con él mismo, el 12 de marzo próximo.
«No encuentro algo que resalte, sinceramente, sólo la voluntad que tiene en sí y que otra vez nos prometió justicia», resumió Julio César.
Decenas de personas habían llegado afuera a pedir ayuda. Una secretaria despedida, un empresario que denunció que el esposo de una sobrina de Eduardo Bours mantiene una estancia infantil junto a una empresa de explosivos mineros. Jubilados ferrocarrileros que demandaban el pago de sus pensiones.
«Lo apoyamos en campaña y él nos dijo ‘les voy a hacer justicia’, y llegando él a Presidente fuimos a entregarle los papeles, pero todavía no tenemos respuesta», comentó Enrique García. Las «Madres Buscadoras de Sonora» no lograron hablar con el Presidente. «De todos modos haremos la posada», dijo Cecy. «Cómo podamos, así le hemos hecho siempre».

¡Participa con tu opinión!