Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El diputado Gerardo Fernández Noroña se negó a usar su cubrebocas en sesión en el Instituto Nacional Electoral, por lo que consejeros y representantes de partidos lo dejaron solo en el Salón de Plenos.

El petista apareció para protestar por la sanción que el Consejo General le impuso por insultar a la diputada panista Adriana Dávila.

Fernández Noroña acudió como representante del Poder Legislativo del PT, pero en su intervención se negó a usar el cubrebocas, como lo marca el protocolo del órgano electoral.

“Yo sé que me quieren amordazado, hablaré sin mordaza, además tomo mucha agua al momento de intervenir, y no puedo tomar agua con el cubrebocas”, respondió.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, lo refutó insistiéndole que debía portarlo.

El legislador insistió en que el propio subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, afirma que no es obligatorio y no ayuda.

Incluso, refirió que un “hermanito” suyo se había muerto por la mañana de Covid-19.

Ante la presión de los representantes de los partidos políticos para obligarlo a ajustarse a las normas internas, el consejero presidente planteó que quienes quisieran seguir la sesión desde sus oficinas lo hicieran.

De inmediato salieron los cinco consejeros que acudieron de manera presencial a la sesión, así como los representantes de partidos.