El Congreso del Estado aprobó modificaciones a la Ley de Cambio Climático y al Código Urbano, avanzando en la promoción de prácticas sostenibles y la reducción de emisiones de carbono. Se busca integrar en los planes de desarrollo urbano medidas concretas para que tanto establecimientos públicos como propiedades privadas se adapten a las necesidades futuras de la electromovilidad.
Específicamente, se promoverá la instalación de centros de carga eléctrica, siguiendo las especificaciones técnicas establecidas por las autoridades federales.
Con 25 votos a favor, el dictamen presentado por la Comisión de Planeación, Desarrollo Urbano y Obras Públicas resaltó el enfoque innovador del estado hacia el desarrollo urbano y el uso de energías renovables.
Esta reforma introduce políticas públicas orientadas al uso eficiente de energía y recursos renovables en diversos sectores, incluyendo la industria, comercio, agricultura, ganadería y forestal, así como en el transporte, enfatizando la transición hacia la electromovilidad.
La legislación abarca tanto edificios públicos como aquellos destinados a viviendas y servicios, promoviendo una infraestructura urbana que facilite el establecimiento de estaciones de carga tanto privadas como públicas.
Esta iniciativa legislativa busca reducir la huella de carbono y fortalecer el diseño y elaboración de políticas y acciones de mitigación de cambio climático que involucren a sectores públicos y privados.
Adicionalmente, se dio luz verde a una reforma al Código Penal del Estado, con 24 votos a favor, que busca precisar las sanciones aplicables a delitos como el incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar y atentados contra el equilibrio ecológico, reforzando el principio de legalidad.
En el ámbito agrícola, se aprobó una reforma para contrarrestar impactos negativos en el clima, tales como el uso de cañones antigranizo, con el objetivo de proteger las condiciones climáticas favorables para la agricultura.