Todavía falta aclarar varios aspectos en torno a la propuesta de desaparición del outsourcing o contratación de personal por la vía intermediaria, dado que hasta ahora sólo han salido las críticas a esta forma de trabajo, tratando con el mismo rasero a las que trabajan cumpliendo con la ley a las que lo hacen en la informalidad, consideró el presidente de la Coparmex, Juventino Romero de la Torre.
Desde su punto de vista no es necesaria la desaparición de este esquema de trabajo, sino una mejor regulación sobre las empresas subcontratadoras de personal para distintas áreas y servicios laborales, pero no sólo se debería hacer en torno a éstas, sino a otras empresas que sin utilizar este esquema, tampoco cumplen con todas las de la ley.
Si bien se ha comenzado con el diálogo e intercambio de opiniones en torno a la iniciativa de reforma para la eliminación del outsourcing, se ha hecho de una forma agresiva que pone en riesgo miles de empleos en lo inmediato, pero además, es la injusticia de pretender poner este esquema en la misma línea del crimen organizado.
Lo que ahora ocurre con esta iniciativa, deja en claro que algunas dependencias federales han dejado de ejercer su función como corresponde, pues por una parte el Infonavit y el IMSS se mantienen atentos de los movimientos de las empresas formales que mes a mes cumplen con el pago de la contribución que corresponde y es una forma de tenerlos fiscalizados, sin embargo, no se debe ocultar que hay negocios que funcionan en la ilegalidad y es donde se debería regular, trátese de outsourcing o no.
En esto, tiene una tarea fundamental la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, que sigue estando atenta en muchos casos sobre las empresas formales, pero no estaría de más que se hiciera un “barrido” de unidades de negocio en los distintos giros y tal vez se lleven la sorpresa de que hay muchas que funcionan de manera irregular y no necesariamente son intermediarias.
Hay trabajadores que no cuentan con prestaciones básicas y desde allí es donde se nota que no cumplen con las disposiciones legales, y si ahora con la intención de acabar con el outsourcing se encuentra que algunas de éstas no cumplen, se les tiene que obligar a que lo hagan, así como tal, pero igual debe ser hacia las que contratan directamente a su personal pero tampoco están dentro del marco de la ley.