Con las restricciones comerciales y sociales que se han impuesto por 15 días derivado del alto nivel de contagios por COVID-19 en la entidad, “todos perdemos” y es tiempo de actuar con responsabilidad todos los sectores, tanto el comercial como la movilidad social, pero “no sólo el comercio formal, sino que la autoridad sanitaria y de reglamentos actúe también sobre los informales que tampoco han acatado las medidas”.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Humberto Martínez Guerra, expresó que de ninguna manera El Buen Fin “fue la gota que derramó el vaso”, pues el elevado índice de contagiados y de decesos ya se viene arrastrando de semanas atrás, y si bien, el titular de Regulación Sanitaria insiste en señalar a los comercios formales que fueron observados por aglomeraciones el pasado fin de semana, ojalá se hiciera lo propio con los negocios que están instalados en calles, andadores y tianguis.

Consideró que el advertir que El Buen Fin permitió visibilizar el problema, es una visión parcial de lo que realmente ocurre en el acontecer diario que ha provocado que Aguascalientes haya alcanzado el grave problema sanitario que se tiene actualmente.

“Además, no se trata de echar culpas, cuando todos de alguna manera hemos tenido un grado de responsabilidad”, y es que mientras el comercio organizado ha sido el más cuidadoso en la aplicación de los protocolos sanitarios, pero nadie ha dado cuentas de lo hecho en los alrededor de 100 tianguis que hay repartidos por toda la ciudad.

“El Buen Fin empezó el lunes pasado y el elevado número de contagios ya se tenía desde antes”, y si acaso se tuvo la autorización para realizar esta estrategia comercial, fue con la intención de permitir una reactivación en la economía, y no sólo en beneficio de los comerciantes, sino de la cadena de producción y compra-venta, por lo que insistió, antes que culpar a unos de lo ocurrido, “es tiempo de hacernos responsables todos, incluyendo la autoridad”.

Se ha demostrado que no sólo los centros comerciales, sino también tianguis, calle Juárez y andadores del centro de la ciudad, son sitios de alta concentración de personas que deben ser mejor vigiladas y obligar a todos por igual, a cumplir con las medidas de restricción, pues en esto, insistió, “todos perdemos”.

Martínez Guerra comentó que la referencia de alto número de contagios de acuerdo a información de las autoridades de salud, es que se tienen en el oriente de la ciudad, y curiosamente es allá donde menos plazas comerciales hay, por lo que no validó la advertencia de que fue el Buen Fin, el detonante para volver al confinamiento parcial en el estado.