Cuando parecía que las goleadas en contra eran parte del pasado, las Centellas volvieron a las andadas este sábado por la noche luego de ser aplanadas totalmente por las Rayadas de Monterrey que simplemente aprovecharon los errores de Necaxa para armar una fiesta total en el Victoria.
Solamente 18 minutos fueron los que el marcador se mantuvo sin goles. Una serie de rebotes dejaron a Aylin Aviléz sola en el área chica ante la mala salida de la defensa que habilitó a la delantera regia que solo tuvo que empujar el esférico, marcando el primero de la noche. Al 25′ apareció Desiree Monsiváis para marcar el segundo tras un taquito dentro del área que Guadalupe Olvera había sacado de forma correcta, Monsiváis empujaría el balón que tuvo polémica sobre si había entrado completamente.
Al 37′ Karen de León cometió un claro penal que se convirtió en el segundo gol para Monsiváis de la noche con un excelente cobro engañando a Olvera con un disparo cruzado. El primer tiempo terminó con el cuarto gol de las Rayadas de nueva cuenta con Monsiváis que de cabeza marcó su hat-trick. El complemento apenas había comenzado cuando un error de la defensa de Centellas permitió que Diana Evangelista entrara sola al área y fusilara a Olvera poniendo el quinto gol de la noche.
Monterrey bajó el ritmo de juego al saberse con los tres puntos en la bolsa. El exceso de confianza por parte de las regias provocó un error en su defensiva que aprovechó Samantha Calvillo para robar el balón e irse sola a la portería rival, disparando a primer poste para conseguir el tanto de la honra para Centellas. Las Rayadas no se conformaron y a tres minutos del final consiguieron el sexto con una gran definición de Aviléz que de vaselina superó a Olvera poniendo el 1-6 final.
Este descalabro es un duro golpe para Centellas que ha caído hasta la undécima posesión alejándose de zona de liguilla sobre todo por la diferencia de goles. Sin embargo, todavía hay esperanza con varios juegos por disputar, el más importante el que sigue ante Tijuana, un rival directo por un puesto en la fiesta grande.