Óscar Uscanga
Agencia Reforma

Parece que forman una escolta, pero los niños sólo guardan la sana distancia para ingresar a la Primaria Venustiano Carranza y retomar las clases presenciales en Campeche.
Adentro hacen otra fila para la verificación de su temperatura; lavar sus manos y recibir gel antibacterial.
Hace más de un año, la epidemia de Covid-19 los obligó a ausentarse de las aulas, ayer, los niños de esta entidad regresaron a las clases presenciales, pero a una realidad escolar distinta.
A punto de ya ingresar al salón, un profesor les coloca caretas a quienes no las llevaron, el aditamento, junto con el cubrebocas es obligatorio.
En cada salón hubo un maestro y, máximo cuatro niños al mismo tiempo; ello como parte del plan piloto de “Reactivación Escalonada Mixta de los Servicios Educativos de Educación Básica”.
En una primera fase 5 mil 972 alumnos y 278 maestros debían regresar a los salones de clases en un horario de 8:00 a 13:00 horas.
El plan piloto se aplicó en 137 planteles de 8 de los 13 municipios de la entidad.
El arranque de clases presenciales priorizó a niños con rezagos educativos por la dificultad de realizar sus clases a distancia, al ser de comunidades alejadas y con un acceso limitado a internet y señal telefónica.
En la escuela Venustiano Carranza, ubicada en una comunidad a más de media hora de la cabecera municipal, un directivo separa a los niños y le pregunta a una señora: “¿Usted es la mamá, trae la carta compromiso?”.
Apenada y entre risas, la mujer responde que se le olvidó ese requisito, que es obligatorio.
“Se me olvidó, je je je, es que salí corriendo”, alcanzó a decir, pero igual su hijo entró.
Se prevé que el piloto siga en primera fase en Campeche capital, Hecelchakán, Hopelchén, Calakmul, Carmen, Candelaria, Escárcega y Champotón durante los próximos días, y que se extienda a una segunda fase para más planteles de localidades con menos de mil habitantes y con problemas de conexión a internet.
En una última fase, este regreso se extendería a todas las escuelas de nivel básico de la entidad, pese a que en una consulta realizada en marzo pasado a padres de familia y maestros se mostró un rechazo a este retorno en medio de la pandemia.
“Uno de los propósitos centrales de la encuesta fue conocer su percepción sobre el retorno a las clases presenciales, participando más de 62 mil personas, de las cuales el 71.6 por ciento manifestó su desacuerdo con el regreso a clases presenciales durante el presente ciclo escolar”, dijo Ricardo Koh Cambranis, Secretario de Educación estatal.
Previo al reinicio de clases, en la entidad se vacunó contra Covid-19 a casi 23 mil trabajadores de la educación. Campeche se eligió como plan piloto debido a que lleva varias semanas con semáforo de riesgo epidemiológico verde.