Imelda Robles, Daniel Santiago, Mariana Montes y Fernanda Carapia
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-El regreso a clases justo cuando los contagios se disparan en la cuarta ola de covid se ha atorado más de lo previsto.
En la segunda semana del regreso presencial se observan salones sólo con el profesor, con pocos alumnos o de plano vacíos.
Los planteles que lograron implementar un modelo híbrido reciben a pocos alumnos, a veces en horarios escalonados y con asistencia voluntaria.
Sin embargo, algunas escuelas no cuentan con luz debido al robo de cableado y otras carecen de internet, lo que imposibilita implementar el modelo híbrido.
Ayer regresaron a clases presenciales alumnos de Querétaro, Guanajuato y Nuevo León.
En Nuevo León y en Guanajuato establecieron un tope de 50 por ciento de aforo en planteles.
San Luis Potosí, Hidalgo, Tamaulipas, Jalisco, Baja California, Nayarit, Chihuahua, Coahuila y Sinaloa fijaron el regreso a clases presenciales hasta el 17 o el 24 de enero.
En Quintana Roo y Yucatán, las lecciones se mantienen sólo virtuales hasta el 14 de enero.
En Colima se mantendrá un modelo híbrido.
Las clases presenciales que arrancaron el pasado 3 de enero, se mantienen en Aguascalientes, Chiapas, Campeche, Ciudad de México, Durango, Guerrero, Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Morelos, Veracruz y Zacatecas.
«No hay recursos y no hay internet», señaló Martha Odilia Cantú, inspectora de la zona 10 que abarca seis escuelas en la zona centro-sur de Monterrey en las que no acudió ningún niño.
El Gobierno de Nuevo León anunció que el regreso a clases presenciales es voluntario y cada escuela determinará su aforo, sin embargo, algunos inspectores y directores de escuelas públicas lo consideraron contraproducente.
Señalaron que tuvieron una asistencia mínima y los maestros no pudieron impartir sus materias en línea en las escuelas porque no cuentan con internet, lo que provocó que miles de niños se quedaran ayer sin clases.
En la Primaria Oziel Hinojosa García «Anexa» no hubo alumnos y en la Secundaria Moisés Sáenz apenas llegaron 162 adolescentes de mil que son en total. Ninguna tiene internet para dar clases en línea.
En la Secundaria 25 Diego de Montemayor, en Guadalupe, la gran mayoría de sus 600 estudiantes y sus maestros permanecieron en casa conectados para comenzar sus clases.
Sólo 12 alumnos asistieron al plantel porque la escuela les proporciona el equipo de cómputo e internet.
En Jalisco, pese al incremento de casos de covid-19, el regreso presencial a clases se mantiene, aunque será escalonado para el próximo 17 de enero.

¡Participa con tu opinión!