La última vez que las Centellas estuvieron en el campo se vivió uno de los momentos más emotivos cuando el equipo logró romper el récord de franquicia en puntos conseguidos en un mismo torneo. Después de lograr esta importante meta que demuestra el crecimiento que se ha tenido en este torneo, las chicas se tomaron unos días de descanso por la fecha FIFA femenil que dejó a la Liga MX sin actividad casi dos semanas. La sequía termina esta mañana, para ser precisos a las diez de la mañana ya que las Centellas visitarán al Atlas en el Estadio Colomos en una de las pruebas más complicadas del semestre.
Las rojinegras se encuentran en un nivel importante sumando 30 unidades hasta el momento para estar en la tercera posición de la clasificación a solo tres del liderato general; esto las obliga a salir con todo en busca de sumar unidades que las haga pelear por la cima en los últimos dos partidos de la temporada. Allison González es su estrella, la joven delantera ha sido uno de los talentos más importantes que han surgido de la Liga MX femenil y con 14 goles en lo que va del torneo, pelea por ser campeona goleadora al finalizar la campaña regular, además Atlas tiene la cuarta mejor delantera de la liga, méritos suficientes para espantar a cualquiera.
Las dirigidas por Leonardo Álvarez deberán salir con todo hoy tratando de aguantar los embates rojinegros y con orden defensivo ir manejando el partido, tratando siempre de con sus fortalezas igualar las cosas en el campo. La realidad es que será una durísima prueba que si logran sortear al menos con un empate aumentará ampliamente la confianza de las jugadoras rumbo a los últimos dos encuentros del torneo. Esta también será una buena oportunidad de cortar la hegemonía rojinegra ya que Atlas ha ganado los últimos cinco encuentros entre estos dos equipos con un global total de 13-1, recibiendo gol solo en uno de esos cinco choques y dominando a placer a las albirrojas. Difícil, pero buena prueba tiene las Centellas esta mañana que quieren seguir demostrando que pueden competir de igual a igual ante cualquier rival de la liga.