Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Es oficial: a partir del lunes todos aquellos servidores públicos federales que concluyeron su proceso de inmunización contra Covid-19 y se compruebe que están libres de la enfermedad, deberán regresar a labores presenciales

En un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación, la Secretaría de la Función Pública estableció que, antes de su reincorporación, deberán aplicarse una prueba de detección de Covid-19.

“(Se autorizará o facilitará) el regreso a las labores presenciales en las instalaciones físicas (…) de todos aquellos servidores públicos que concluyeron el proceso de inmunización contra Covid-19, respetando las medidas sanitarias y de sana distancia”, indica.

“En estos casos, antes de su reincorporación, deberá aplicarse una prueba de detección de Covid-19. El presente Acuerdo entrará en vigor a partir del 1° de agosto de 2021, cuya vigencia será indefinida hasta en tanto, se emita el acuerdo de conclusión de sus efectos”.

El regreso de la burocracia federal ocurrirá en medio de un repunte de casos ocasionado principalmente por la variante Delta, la cual, según cita el propio Acuerdo, es peligrosa y continúa evolucionando, mutando y esparciéndose rápidamente.

“Para el caso de los días de trabajo presencial, se podrán establecer horarios escalonados para la asistencia a los centros de trabajo, procurando asegurar las medidas sanitarias recomendadas por la Secretaría de Salud”, abunda.

“(Habrá) días de trabajo presencial y a distancia alternados, entre el personal que integra las distintas unidades administrativas, procurando asegurar en todo tiempo las medidas sanitarias recomendadas por la Secretaría de Salud”.

El 27 de julio, para favorecer el retorno de las actividades laborales en general, la Secretaría de Salud notificó -en el DOF- que las personas con esquema completo de vacunación, y una vez transcurridas dos semanas desde la aplicación de la última dosis, ya no serán consideradas población en riesgo de agravarse o de fallecer por contraer esa enfermedad.

En home office
Ante la tercera ola de Covid-19 y la propagación de la variante Delta, el Gobierno federal determinó que “es viable” que los servidores públicos que están en lista de espera para concluir su proceso de inmunización, continúen con el trabajo a distancia.

También se permitirá esta modalidad de trabajo cuando la naturaleza de sus funciones así lo permita y no se altere el cumplimiento de los objetivos institucionales.

“Así como a aquellas con discapacidad, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, y personas con enfermedades crónicas consideradas de riesgo por las autoridades de salud”, aclara.

“Tales como obesidad mórbida, diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, enfermedades cerebrovasculares, infección por VIH, enfermedad renal crónica, estados patológicos que requieren inmunosupresión, y cáncer en tratamiento”.

Los servidores públicos que trabajen a distancia, agrega el Acuerdo, deberán observar en todo momento el horario de su jornada laboral, mantener plena disponibilidad y desempeñar sus funciones con el debido cuidado y esmero.