Derivado del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, este 18 de marzo venció el plazo de 180 días establecido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) como límite para comercializar gasolinas en México con un contenido de hasta 10 por ciento de etanol como oxigenante, que pasará al 5.8%.

En junio de 2017, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo modificatorio de la NOM-016 que incrementó de 5.8 a 10 por ciento el volumen máximo permitido en las gasolinas premium y regular, excepto en las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey, donde su uso está prohibido.
Esta determinación ha provocado posturas encontradas entre especialistas de diversos ámbitos.

Etanol es un riesgo al ambiente: OCCA
Por su parte, el Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire (OCCA) señala reconocer el esfuerzo de la SCJN de velar por el derecho a un medio ambiente sano, atendiendo al principio de precaución ambiental, y el proceder de la CRE al haber atendido el fallo de la SCJN, pero advierten que a pesar de reponer el límite original para el etanol como oxigenante en las gasolinas, la introducción de etanol en nuestro país sigue presentando riesgos por diversos motivos, como el rezago de más de 16 años en la norma de control de emisiones de vehículos ligeros, problemas de calidad del aire por la formación de ozono en al menos 30 ciudades y zonas metropolitanas del país y el tipo de volatilidad de las gasolinas que se distribuyen en todo el país.

El organismo solicita que se amplíe la zona de exclusión del uso de etanol a la megalópolis (CDMX y seis entidades circunvecinas), así como a todas las ciudades y zonas metropolitanas que no hayan cumplido con la NOM-020 de ozono.

El Observatorio advierte además perjuicios hacia los consumidores, por el daño que puede ocasionar el etanol en vehículos que no estén diseñados para operar con mezclas etanol-gasolina.

Uso de etanol favorecería al campo: Analista
Organizaciones como la Asociación Mexicana para la Movilidad Sustentable han promovido el uso de etanol al 10% en las gasolinas, con el argumento de que además de que ayuda a disminuir los gases de efecto invernadero, desarrolla a la industria agrícola, especialmente de los productores de caña.

Consultado por el periódico Reforma, Kenneth Smith, ex negociador del TLCAN, apuntó que “el uso de etanol al 10 por ciento permitiría eliminar de la atmósfera alrededor de 4 millones de toneladas de CO2 al año”; además, liberar el uso de etanol en todas las ciudades del país generaría una demanda muy importante, que se podría satisfacer con la producción del campo mexicano e incrementar los ingresos de los cañeros hasta por 3 mil 500 millones de pesos, aseguró Smith.

Urgen medidas más amigables con el ambiente
En entrevista con El Heraldo, el director del Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey (OCCAMM), Alfonso Martínez Muñoz, consideró urgente contemplar una serie de medidas más amigables con el medio ambiente en la producción de las gasolinas, destacando la reducción de concentraciones de benceno, al igual que las concentraciones de hidrocarburos aromáticos en general, así como la presión de vapor sea igualitaria en todo el país como la que se tiene en la Ciudad de México.

Lo ideal sería que disminuyera el promedio de gasolina y diesel, promoviendo el transporte público y creando ciudades más compactas, así como el impulsar la electromovilidad, para que ese nuevo modelo comience a operar inicialmente en las grandes ciudades del país.