La actividad de la fecha FIFA terminó apenas el miércoles para la mayoría de las selecciones, y las ligas de los países están de vuelta este fin de semana. La Liga MX, por tanto, se reactivó desde ayer en la noche, con el inicio de la jornada 13 del torneo y Necaxa volverá a la cancha en punto de las 19:00 horas, cuando reciba al Puebla en el Estadio Victoria.

Éste será un encuentro muy importante en diferentes sentidos para la escuadra de Aguascalientes, que tuvo dos semanas para trabajar bajo las órdenes de Pablo Guede y asimilar el nuevo estilo de juego que pretende el técnico de los Rayos. Será el primer partido en el que se vea realmente un cambio con respecto a Guillermo Vázquez y se conocerá tanto la alineación, como lo que pretenda el equipo en la cancha.

El rival en turno será complicado, al ser directo por la pelea de repechaje. Necaxa se encuentra en la décima cuarta posición con 13 puntos, mientras que Puebla está un escalón abajo, con 12 unidades. Este juego es clave para ambas escuadras si quieren meterse entre los primeros 12 puestos que van al repechaje, tomando en cuenta que ese lugar, hoy en día, le pertenece a Chivas, con 14 puntos. Necaxa no ha perdido desde la salida de Memo Vázquez, sumando cuatro puntos de seis posibles, algo que reanimó las esperanzas de poder avanzar a la siguiente ronda.

Para los antecedentes, es un panorama algo complicado, ya que Puebla ha ganado tres de los últimos cinco enfrentamientos, pero no ha habido empates, lo que promete un partido abierto con los dos lados yendo con todo por los tres puntos que les den un impulso en la clasificación general. La gente espera ver a un Necaxa diferente con propuesta ofensiva y conocer si Guede le ha cambiado la cara a los Rayos durante estas dos semanas de trabajo que tuvo con la plantilla, que seguramente será lo que podamos ver durante el resto del torneo, que cada vez tiene menos jornadas disponibles. Es tiempo de volver a ver a Necaxa y si este cambio sirve para acercarse a mejores resultados.

¡Participa con tu opinión!