Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Alumnos de la Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, tomaron ayer casetas en la Autopista del Sol en los municipios de Acapulco, Chilpancingo y Huitzuco.
Los normalistas levantaron las plumas y dieron vía libre a los automovilistas a cambio de una cooperación que iba de los 50 a los 100 pesos.
Esta semana, el pleno del Senado estableció como delito agravado la toma de casetas y el llamado boteo y aprobó castigar con 6 meses a 7 años de prisión a quienes interrumpan la prestación del servicio en las casetas de peaje con fines de lucro.
Los estudiantes aseguraron que decidieron tomar las casetas para recaudar fondos porque varios de sus compañeros se contagiaron de Covid-19 y no tienen recursos.

¡Participa con tu opinión!