Persiste la negativa de la mayoría de las instituciones bancarias, para otorgar créditos hipotecarios para la compra de viviendas usadas, lo cual, en apariencia no tendría razón de ser, pues lo que impedía esas operaciones eran las fallas en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, que a decir de las autoridades estatales, es un tema ya resuelto, manifestó el presidente de la Asociación Mexicana de Agentes Inmobiliarios en la entidad, Mario Alberto Álvarez Michaus.

Refirió que son solamente tres instituciones bancarias las que mantienen abierta la posibilidad de acreditar a quienes pretenden adquirir una casa usada, pero el 95% de los bancos no, “la semana pasada uno con importante presencia dijo que iba a reactivar el tema de los créditos, pero al siguiente día puso un alto. Creemos que hay gato encerrado”.

Sucede que por una parte, el RPPC informa que todo está ya en orden y trabajando de manera regular, pero por parte de la banca hay silencio, “no sabemos en dónde está la responsabilidad, si el Registro Público no ha logrado acreditar la confiabilidad en sus registros o en la simple negativa de los bancos a confiar”.

Por lo que respecta a la AMPI, refirió que se confía en la información proporcionada de que el Registro Público ya opera normalmente, pero también se debe señalar que el constante cambio de funcionarios en esa área y la falta de previsión en el tema del hackeo, han causado mucho daño a agentes inmobiliarios, que tardará tiempo en resarcir.

Ante esta situación, es que para la presente semana tienen programada una reunión con representantes de la Asociación de Bancos de México para tratar el tema de la falta de confianza de ellos hacia el Registro Público de la Propiedad, pues al menos los agentes inmobiliarios creyeron que los créditos se regularizarían en noviembre, pero pasó diciembre y ha transcurrido casi todo el mes de enero y “quisiéramos creer que en febrero, pero la verdad, eso es solamente esperanza, no tenemos algo firme que nos diga que se va a reactivar el otorgamiento de créditos”.

Lo que se debe tomar en consideración es que muchos vendedores de sus propiedades no lo hacen por negocio, sino por necesidad; como en estos tiempos de pandemia en que se han visto en esa situación para resarcir los gastos que enfermedades conllevan, y que hay casos en que quienes aprovechan son los inversionistas que al tener efectivo, llegan a pagar menos del valor, cuando las personas urgen el dinero.