Laura Elena Rivera Manzanares

Sin avance en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio (RPPC), en donde sólo hubo cambio de director pero los vicios subsisten, y después del hackeo de febrero pasado las cosas siguen empeorando, pues ahora quienes requieren del servicio de la institución, se tienen que enfrentar a los malos tratos del personal que controla el ingreso a las oficinas, expresó el presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Fernando Amador Macías.

Los usuarios de los servicios que se deberían prestar de manera expedita en el RPPC sólo han sido testigos de los compromisos no cumplidos de quienes deberían poner orden en dicha dependencia, pues ahora con tanta tecnología se trabaja más lento que cuando la consulta se hacía directamente o en escritorio por parte de los interesados.

Nadie dice que no se ha escuchado a la población y profesionistas que se han quedado por esta situación, el problema es que no se ha logrado resolver el conflicto y fechas se han dado de manera reiterada, pero el hecho es que el sistema en el RPPC sigue su funcionar desde hace ya casi 7 meses.

Para quienes solicitan copia certificada de algún documento, se requieren 2 citas, una para que informen sobre el número de hojas para pagar los derechos y luego otra para ingresar al trámite, “antes sin tanta tecnología, había computadoras que se consultaban directamente y un escritorio con una persona que daba estos datos de inmediato”.

Amador Macías resaltó que una de las principales anomalías en el RPPC es que se obstaculiza el funcionamiento de la dependencia y esto provoca que se tengan que rehacer documentos sin razón alguna, y esto se debe en gran medida a que parte del personal trabaja sin capacitación y allí se enseñan a corregir los errores propios.

Aunado a esto, se han encontrado con que el personal de la dependencia realiza certificaciones de copias de documentos existentes en el RPPC, sin acreditar el estado legal del acto jurídico, lo que impide la certeza jurídica, ya que anotan la leyenda.

Se trata dijo, de copias fidedignas del libro al que corresponda el documento solicitado, y si bien se están emitiendo certificados de manera ignorante, el riesgo es que pueden provocar dobles ventas o la comercialización de inmuebles agravados.