Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A dos años de haber comenzado su construcción, la refinería de Dos Bocas registra apenas un avance del 33 por ciento, pero mantiene la promesa de arrancar operaciones en julio de 2022.

De acuerdo con el Tercer Informe de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, la nueva refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyo proyecto es encabezado por la Secretaría de Energía (Sener), tendrá una capacidad de procesamiento de 340 mil barriles diarios de crudo pesado tipo maya, que es el que más se genera en el País.

Dicho avance del 33 por ciento, registrado al 30 de junio pasado, incluye la colocación de 49 tanques verticales con un avance del 38.2 por ciento y 34 esferas con un avance del 27.5 por ciento.

En cuanto a las ingenierías básicas, ya están terminadas las correspondientes a las 17 plantas de proceso, al igual que las cimentaciones profundas para las plantas industriales.

De las siete plantas modulares, el avance en su fabricación es del 85 por ciento; los edificios administrativos registran un avance del 57 por ciento y las obras de sitio, la construcción de la residencia, de trabajos de vialidades y el edificio de mantenimiento satelital están concluidos.

“El estimado de costo de inversión inicial es de 8 mil 918.5 millones de dólares y a junio de 2021, se han devengado 4 mil 571.6 millones de dólares, entre ingenierías básicas, estudios, mejoramiento de suelos, adecuación del sitio, adquisición de equipo crítico de largo tiempo de fabricación y plantas modulares, fabricación del sistema de almacenamiento e ingeniería de detalle y construcción”, refiere el informe.

Además, se asegura que se ha cumplido con la normatividad aplicable y que se han obtenido todos los permisos como ambientales, estudio técnico justificativo para cambio de uso de suelo, manifestación de impacto ambiental (MIA), permiso de refinación y la evaluación de impacto social (Evis).

Cabe mencionar que en su informe, López Obrador aseguró que se ha detenido la privatización del sector energético y se ha impulsado la política de producir en territorio nacional las gasolinas que se consumen para dejar de importarlas.