Cámaras de Comercio de la Región Centro Occidente, entre las cuales se concentra la delegación estatal de Canaco, demandaron al Gobierno Federal la implementación inmediata del Plan Económico que permita salvar empresas evitando desempleo al por mayor.
Su presidente Humberto Martínez Guerra, expuso que desde el comienzo de la contingencia se ha registrado una baja económica del 40%, además de que se han perdido en la región alrededor de 57 mil empleos formales.
Los organismos expusieron un pliego petitorio con diversos puntos: prórroga en el pago de impuestos para la Mipymes y suspensión temporal de los actos de fiscalización de todas las dependencias y del SAT, así como eliminación de multas y recargos en los pagos pendientes y futuros ante el IMSS e Infonavit, durante todo el año a tasa cero, sin intereses fiscales, además de duplicar el subsidio al empleo, otorgado a través de las empresas a trabajadores de bajo nivel salarial.
También la aplicación inmediata de los fondos y programas de Nafín y Bancomext a tasa cero para las Mipymes y evitar la desarticulación de las cadenas de valor que pongan en riesgo el cumplimiento del TLCAN. Además de revisar y actualizar la distribución y reasignación de recursos públicos para mantener a las Mipymes y finalmente la instalación de la Mesa Nacional para la Reactivación Económica y Desarrollo Social, por entidad federativa.
En lo que va de la contingencia por el COVID-19, la ocupación hotelera se encuentra en 5%, mientras que las ventas de las micro, pequeñas y medianas empresas, se han desplomado en 70%. Mientras que el comercio de la canasta básica se redujo en las entidades federativas de la región antes mencionada en un 40%, acotó.