Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Feb.- La Administración del ex Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, remató un predio de 213 hectáreas en 2015, que ahora da cabida a un complejo vacacional de lujo en Chetumal.
La organización Somos Tus Ojos Transparencia por Quintana Roo A. C. denunció que ese terreno, que fue subvaluado en 10 millones por el Instituto del Patrimonio Estatal (IPAE), forma parte de los predios vendidos irregularmente a presuntos prestanombres del ex Mandatario.
En ese terreno está enclavada la Casona Chinchorros, un complejo de casas de lujo. “Está maravillosamente enclaustrado en una playa virgen de aguas turquesas”, indica su publicidad.
Dicho complejo vacacional cuenta con bungalows con amplias terrazas de madera y un salón principal de nombre “Gobernador”.
El predio registra su primera inscripción en febrero 2014 y fue hecha por Claudia Romanillos Villanueva, entonces titular del IPAE, quien le asignó un valor de apenas 3 millones 199 mil 6 pesos.
El 5 agosto de ese mismo año, las 213 hectáreas fueron entregadas a través del contrato privado número 01941 a “Rancho La Posadita API de R.L. de C.V.”, representada por José Manuel Caballero, a un precio de 10 millones 633 mil 356 pesos.
Cada metro cuadrado se vendió en 4 pesos con 98 centavos, en una zona para la cual se tiene proyectado un próximo desarrollo hotelero inmobiliario, de acuerdo al Programa de Ordenamiento Ecológica Local de 2015.