Las autoridades locales del IMSS, a través de su vocera, aseguraron que no hay escasez de medicamentos; hay abasto de sedantes y relajantes para la atención de pacientes hospitalizados por COVID-19.

Informaron que el 100% de los pacientes hospitalizados graves que han requerido algún tipo de sedación, la han recibido; ningún paciente se ha quedado sin la dotación completa, indicada por su médico.

Conforme el cuadro básico de medicamentos, los médicos cuentan con seis distintas opciones de sedantes para sus pacientes, por la compra y distribución realizada para su utilización diaria e ininterrumpida en los hospitales.

Si alguna de las seis fórmulas se agota, el médico realiza la sustitución terapéutica adecuada al paciente. El faltante se repone en no más de 24 horas, a través de compras locales, apoyos entre hospitales o representaciones.

De manera permanente se reciben dotaciones de estos fármacos por parte de las autoridades institucionales de nivel central, en donde se realizan compras consolidadas para todo los estados del país.

Tan sólo esta semana arribaron más de 1,500 piezas de sedantes. Reiteraron su compromiso y determinación para proteger a la población frente al riesgo de contagio por COVID-19 y brindar atención médica oportuna y de calidad a quienes contraigan la enfermedad.