Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante el frecuente hallazgo de cargamentos de droga en el Puerto de Manzanillo, la Secretaría de Marina (Semar) reforzó la revisión en los contenedores provenientes de Centroamérica, Sudamérica y Asia, hasta en un 20 por ciento, aseguraron fuentes navales.
La norma internacional para la inspección de carga en contenedores es de mínimo el 2 por ciento.
“En México, las modalidades más frecuentes en instalaciones portuarias (para traficar droga) es a través de carga en contenedores, como el último caso en el cual venía escondida cocaína en carga a granel (carbón), y en ocasiones se identifican anomalías en tanques de combustibles o espacios falsos (dobles fondos creados para esconder carga)”, dijo a REFORMA un mando naval.
Al año, Manzanillo maneja un promedio de 3 millones de TEUs (contenedores de 20 pies). La normativa en las Aduanas para la revisión de esas unidades es mediante un Mecanismo de Selección Automatizado, un proceso que marca paso libre en aduana o color rojo para una revisión aleatoria.
Existen mercancías que son rojo en automático, por ejemplo, acero, textiles, calzados, químicos regulados y minerales. De acuerdo con las autoridades de la Aduana, para la Marina toda la mercancía que marque rojo, se somete a revisión, dejando a un lado el procedimiento aleatorio.
Solo entre junio y lo que va de julio, la Semar detectó que desde dos semisumergibles grupos de narcotraficantes intentaron enviar droga a México. Uno fue localizado frente a la zona marítima de Costa Rica y el otro frente a las costas de Guerrero.
El 5 de julio fue detectado en el buque “Svendborg Maersk” un cargamento de 102.6 kilogramos de cocaína procedente de Panamá y Ecuador. La droga venía en paquetes entre toneladas de carbón a granel, con un valor estimado por las autoridades en 24 millones de pesos.
El puerto también es causa de enfrentamientos principalmente entre los cárteles Jalisco Nueva Generación y Sinaloa para tener el control de los envíos de cocaína y de precursores químicos procedentes de Asia.
El choque entre esas organizaciones tiene a Colima en el primer lugar de homicidios dolosos con una tasa de 137.23 por cada 100 mil habitantes.
Los municipios de Colima, Manzanillo, Villa de Álvarez y Tecomán son los que registran el mayor número de homicidios ligados a la delincuencia organizada.
“La estrategia para la protección portuaria ha derivado de dos funciones principales. La colaboración institucional entre Marina, Aduanas, la Fiscalía General de la República y el Centro Nacional de Inteligencia, entre otras, que permite la coordinación y el seguimiento de eventos en las distintas áreas de responsabilidad.
“Otra vertiente es la cooperación internacional, como lo es la operación ‘Orion V’ en la cual participan 24 países de América Latina y más de 51 agencias internacionales que se comparte un esquema de inteligencia que apoya las operaciones de seguridad”, añadió el mando naval.