sapiens_logoDavid Reynoso Rivera Río
Nuestro país vive un momento histórico, ya que día a día se consolidan los cimientos de un México transformado. En tan solo un par de años se ha dado cauce a diversas reformas en materia electoral, energética, política y de telecomunicaciones que durante varios años se creían imposibles de lograr.
Si la cámara de diputados aprueba el dictamen en todos sus términos, nuestro país tendrá una Ciudad de México que sustituya al Distrito Federal. En un primer vistazo, pareciere que el cambio es únicamente en cuanto a la nomenclatura; sin embargo, sus implicaciones jurídicas y políticas son sumamente importantes. Todo esto, derivado de que el pasado 28 de abril se aprobó en el Senado de la República la reforma política del hasta ahora Distrito Federal, misma que establece su autonomía constitucional en todo lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa, un Congreso local y 16 alcaldías.
Con 88 votos a favor (dos de ellos por parte de Aguascalientes a través de nuestros senadores Miguel Romo y Fernando Herrera), 27 en contra y una abstención, se aprobó modificar nuestra Carta Magna en un total de 50 artículos constitucionales, para darle una gran cantidad de facultades a la Ciudad de México, entre ellas la posibilidad de contar con su propia Constitución ya que será una entidad federativa.
He decidido realizar un pequeño sumario acerca de los aspectos más importantes de la propuesta, entre los cuales, definitivamente destaca el hecho de que ya no existirán las Delegaciones y a partir de la entrada en vigor de dicha reforma, las demarcaciones territoriales estarán a cargo de alcaldías (órganos político administrativos que se integrarán por un alcalde y por un concejo, electos por votación para un período de tres años.)
La Ciudad de México seguirá siendo la sede de los Poderes de la Unión y capital de los Estados Unidos Mexicanos; que se compondrá del territorio que actualmente tiene. De igual manera se pretende establecer una Asamblea Constituyente, que deberá aprobar la Constitución Política de la Ciudad de México, a más tardar a principios del año 2017 y deberá contar con 100 diputados constituyentes.
Es importante mencionar que todos los diputados constituyentes ejercerán su encargo de forma honorífica, por lo que no percibirán remuneración alguna. Sesenta serán electos por el principio de representación proporcional mediante una lista votada en una sola circunscripción plurinominal, también integrarán dicha Asamblea, catorce senadores y catorce diputados designados por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de cada Cámara y a propuesta de su Junta de Coordinación Política; seis serán designados por el Ejecutivo federal y seis por el jefe de Gobierno del Distrito Federal.
Con esta iniciativa de Reforma Política del Distrito Federal, se da inicio a una serie de cambios en la vida política del país que deben de interesarnos como buenos ciudadanos, independientemente de la entidad federativa de la que seamos y seguramente darán mucho de que hablar en los próximos años.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr

¡Participa con tu opinión!