Hemos concluido nuestra jornada electoral y ello me lleva a la imperante necesidad de plasmar en estas líneas mis breves reflexiones al respecto. Primeramente, se debe de aplaudir la participación ciudadana y el alto sentido de responsabilidad que demostró la ciudadanía de Aguascalientes al acudir a votar con independencia de que el tiempo promedio para ejercer el voto no fue inferior a los 7 minutos.

Quizá no logremos comprender lo que esto significa, pero resulta ser, que según el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP): existieron aproximadamente 307 mil 294 votos en todo el municipio de la capital, de los cuales 162 mil 315 representaron los votos que eligieron a nuestro próximo presidente municipal y le dieron el triunfo al Partido Acción Nacional; seguido del partido MORENA con 69 mil 844 votos; luego el PRD con 16 mil 590; seguido del PRI con 19 mil 402 votos; después Movimiento Ciudadano con 12 mil 709 votos; seguido del Partido Fuerza por México con 7 mil 442 votos; luego el Partido Libre de Aguascalientes con 5 mil 859 votos; seguido del Partido Verde Ecologista de México con 4 mil 654 votos; después el PRD con 4 mil 315 votos; seguido del Partido del Trabajo con 3 mil 182 votos; luego el Partido Encuentro Solidario con 3 mil 035 votos; seguido del Partido Nueva Alianza Aguascalientes con 2 mil 291 votos; el Partido Redes Sociales Progresistas con 1,276 votos y el restante para partidos en coalición; para dar un total de 299 mil 207 votos a los cuales habrá que sumarse 444 votos por candidatos no registrados y 7 mil 643 votos nulos.

Si analizamos la numeralia, pareciera que Aguascalientes decidió poner un freno al fenómeno nacional de MORENA y distinguió únicamente entre dos opciones electorales; sin embargo, estos números no deben de ser tomados a la ligera por los partidos vencedores (PAN y PRD), ya que tienen en sus manos la difícil tarea de mantener esa percepción ciudadana y de realizar una buena gestión para las elecciones del próximo año en las que elegiremos al próximo gobernador del Estado. De igual manera, no debemos de descartar que el Partido Revolucionario Institucional y el propio Movimiento Ciudadano pueden demostrar cosas y perfiles interesantes si logran replantear sus objetivos y buscar quizá revalorizar su oferta de candidatos.

Mencionado lo anterior, volveré a hacer énfasis en que durante los últimos quince años, nuestro estado se ha caracterizado en todas sus elecciones por el triunfo bipartidista que permitía a la sociedad cambiar de los gobiernos del PRI a los gobiernos del PAN y viceversa; sin embargo, existe hoy en día una gran decepción de la clase política en la que lamentablemente no se privilegian capacidades sino apariencias y la falta de buenos perfiles puede llevar a nuestro estado a tener resultados desastrosos.

Encuentro sumamente alarmante que tan sólo un día después de la elección, comiencen a surgir virtuales aspirantes a la gubernatura del Estado. Situación que toca las fibras más sensibles del hartazgo electoral ciudadano, y es que, resulta incomprensible que algunos de estos “aspirantes”/“suspirantes” se encuentran en licencia de un cargo público, al mismo tiempo acaban de ser electos para otro y ya quieren pensar en un tercer cargo público.

Aguascalientes goza de un clima gubernamental envidiable, en el que nuestras jornadas electorales transcurren hasta el día de hoy con relativa paz; siendo que, concluida la jornada no me queda más que desearle a los candidatos electos el mejor de los éxitos, pero al mismo tiempo, advertirles que la responsabilidad que han adquirido los llevará a ser evaluados y sometidos al escrutinio de la sociedad.

El municipio es y será siempre el primer punto de contacto con la ciudadanía, por lo cual, se debe buscar por parte de la próxima administración, combatir esa imagen que abunda en algunos municipios del país en la que existe un mal ejercicio del gasto público, se otorgan exorbitantes licitaciones realizadas de manera incorrecta y un sinfín más de fenómenos de los cuales escuchamos todos los días. Por su parte, nuestros próximos legisladores en el Congreso tendrán la oportunidad de demostrar que Aguascalientes puede tener buenos legisladores que se caractericen por abocarse a su única y primordial tarea: LEGISLAR; de manera tal que en la próxima legislatura, espero se puedan sacar de la “congeladora” un número importante de iniciativas productivas para el estado en materia civil, familiar, sucesoria, presupuestal e inclusive para la mejora de diversos procedimientos judiciales y extrajudiciales.

Agradezco el favor de su lectura y les deseo un excelente fin de semana.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr