Azucena Vásquez y Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A pesar de programas y ayudas sociales para los que menos tienen, la brecha entre los hogares que tienen los ingresos más bajos y los que tienen los más altos es de 16.4 veces, revela la Encuesta de Ingresos y Gasto de los Hogares.
La última versión de esa encuesta, que revisa datos de 2020, advierte que el ingreso total promedio trimestral de los hogares del decil I es de 10 mil 928 (a pesos de 2022) y del decil X de 179 mil 552 pesos.
Si bien la brecha se ha reducido entre ambos deciles, ya que en 2018 era de 18.3 veces, todavía no se logra hacer frente a la informalidad, que es, entre otros factores, lo que genera que la diferencia sea de tal magnitud, según expertos.
El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sigue recomendando que las autoridades federales, estatales y municipales busquen más mecanismos de formalización de la población económicamente activa.
«No solamente seguir con la política de incrementos de salario mínimo, sino que una vez que se están creando nuevas fuentes de empleo, que sean más en el ámbito formal, que garanticen un mayor ingreso mensual», dijo José Nabor, secretario general del Coneval.
Sostuvo que la brecha entre el primer decil y el décimo es preocupante porque restringe el tipo de gasto que pueden ejercer, sobre todo en temas educativos, de salud y hasta los relacionados con pensión
En 2016 el salario promedio por ocupación formal fue de 8 mil 837 pesos y para informales de 4 mil pesos.
Para el primer trimestre de 2022, en el sector formal el ingreso es de 9 mil 305 pesos y el informal de 4 mil 623.
José Medina Mora, presidente de Coparmex, consideró que se debe replantear el modelo económico porque aunque ha habido crecimiento, los niveles de pobreza crecieron.