Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En medio de un alto nivel de inflación, los mexicanos están recurriendo al uso de la tarjeta de crédito para cubrir sus gastos diario ante la falta de liquidez.
La cifra actual de inflación no se habían visto en más de 20 años, por lo que el precio de diversos productos y servicios se ha encarecido, lo que impacta en la capacidad de pago de la población.
«El uso de la tarjeta de crédito se está convirtiendo en una constante, pero este uso puede ser perjudicial. Ante el contexto inflacionario, las finanzas personales pueden salirse de control.
«Las tarjetas de crédito se han convertido en una alternativa para que las familias cubran algunas de sus necesidades básicas al no contar con liquidez inmediata para los gastos del día a día», dijo Daniel Rojas, CEO de la plataforma de asesoría financiera Rocket.
Aseguró que este contexto, los mexicanos están usando la tarjeta de crédito para cubrir su gasto corriente, como comprar despensa y el pago de transporte, comunicaciones, educación y esparcimiento.
Datos de la plataforma indican que la deuda promedio de los mexicanos en abril pasado fue de 38 mil 438.39 pesos, cuando en el mismo mes del 2021 fue de 24 mil 761.62 pesos, un aumento de 55 por ciento.
Para Rojas, lo recomendable es que la línea de crédito se destine a compras específicas, y no para gastos como la despensa, a menos de que se trate de una emergencia, ya que esto puede afectar la calificación crediticia de los usuarios.
«El usuario sólo debería hacer uso del 30 por ciento de su línea de crédito, ya que un monto superior podría ser un indicativo para los bancos de que podría estar endeudado», indicó.
De acuerdo con la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), 6 de cada 10 mexicanos no tienen los recursos suficientes para poder comprar los alimentos que demandan sus hogares.

PARA TOMAR EN CUENTA
Consejos financieros para sortear la inflación:
1. No destinar más del 15% de su salario mensual al pago de deudas, a menos que estén pagando una hipoteca.
2. Diseñar un plan financiero que contemple ingresos y gastos mensuales para evaluar cuáles puede recortarse.
3. Disminuir los gastos hormiga, que pueden representar hasta 5 mil pesos mensuales, según The CIU.
4. No llevar al tope las líneas de crédito de las tarjetas.
5. Evaluar la conveniencia de disponer dinero en efectivo en las tarjetas de crédito, ya que puede traducirse en un cobro importante de intereses y comisiones.
6. Evaluar otros servicios financieros para conocer cuál es el que mejor se adapta a tu experiencia crediticia, necesidades y posibilidades de pago.
7.- Buscar llegar a acuerdos en sus sitios de trabajo para que en el sueldo se incremente a un porcentaje acorde a la inflación.
Fuente: Rocket.la

¡Participa con tu opinión!