La crisis que vive el Liverpool en la Premier League fue olvidada por un momento con una buena actuación del cuadro inglés en la ida de su llave en los octavos de final de la Champions. El cuadro Red aprovechó los errores del Leipzig para prácticamente poner un pie en la siguiente ronda al llevarse dos goles de visitante, esto le da aire puro a los dirigidos por Jürgen Klopp que venían de semanas complicadas.
En el arranque el Leipzig se vio con más intensidad y con ganas de ponerse adelante en la pizarra. Angeliño desbordó por izquierda conectando centro a primer palo que Dani Olmo empalmó de paloma, el balón pegó en el poste en el primer gran aviso. Tras esta llegada el Liverpool tuvo dos claras, primero con una vaselina de Salah que fue bien tapada por Gulácsi y la segunda con un testarazo de Sadio Mané que se fue apenas por encima. La más clara fue gracias a una mala salida de Gulácsi que fuera de su área cortó mal la pelota, Robertson recuperó y desde tres cuartos de cancha intentó anotar, el remate se fue apenas rozando el travesaño.
Para el complemento nuevamente fue el Leipzig el que aviso primero con un mano a mano de Nkuku que se fue apenas por afuera. Sin embargo, al 53′ un balón mal retrasado dejó a Mohamed Salah solo ante Gulácsi, el egipcio definió cruzado adelantando al Liverpool. Solo cinco minutos después otro error defensivo en un fildeo incorrecto por parte de Mukiele dejó ahora a Mané mano a mano que repitió la dosis con excelsa definición aumentando la ventaja inglesa. El partido cayó en un dominio absoluto del Liverpool que tomó las riendas del partido hasta que al 93′ Tyler Adams metió buen pase filtrado para Hee-Chan que solo ante Alisson cruzó demasiado su disparo perdiendo la gran chance de recortar distancias. El Liverpool con ventaja de 0-2 parece estar en los cuartos de final y poner todas sus fuerzas en la Champions luego de un mes terrible que los ha alejado de poder ganar la Premier League.