CDMX.- Bien dicen que lo que no te mata te hace más fuerte.
El actor Eduardo Santamarina recordó aquella época en los años 90 cuando su vida giraba en torno al alcohol, hoteles y prostitución.
“Uno de mis fondos fue llegar a esconderme y a refugiarme en hoteles para que mi familia no me encontrara y lo que quieres es platicar, pero no con tu familia, porque tu familia te va a cuestionar”, reveló en el programa “De Primera Mano”.
Santamarina dijo que contrataba a sexoservidoras no para tener sexo sino para no sentirse solo.
“Era más bien para llenar este vacío de soledad, estaba pasando por esa depresión, era platicar”.
El actor reconoció que estaba en su mejor momento, pero su adicción le impedía salir de la depresión que tenía.
“A la fecha muy contento y orgulloso de poder transmitir a la gente por medio de las entrevistas que siempre va a haber alguien que tenga alcoholismo y que es una enfermedad. Si en algo se puede ayudar con los comentarios y platicarles mi experiencia y que sigo limpio”, dijo el histrión.
Actualmente lleva casado 11 años con la actriz Mayrín Villanueva, con quien tiene una hija, Julia Santamarina. (Gisela García/Agencia Reforma)