Cortos circuitos, veladoras y fogatas fueron origen este año de casi doscientos cincuenta incendios en la entidad, informó el secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Mendoza Sánchez.
“Los siniestros dañaron 127 espacios abiertos donde el pasto seco agudizó la conflagración, y también dañaron 42 viviendas, 18 vehículos, siete establecimientos comerciales y cinco recicladoras, entre otros puntos”, detalló.
Reconoció que en todos los casos fueron los Bomberos del Estado quienes atendieron estas situaciones de riesgo, como lo hicieron además en 109 situaciones de rescate de personas lesionadas en accidentes vehiculares, donde incluso se llegó a requerir la intervención con equipo hidráulico al encontrarse atrapados entre fierros retorcidos.
Además, procedieron al retiro de 76 enjambres de abejas, atendieron 33 fugas de gas, proporcionaron apoyo a 14 personas afectadas por inundaciones, y brindaron apoyo para atrapar 11 casos de fauna nociva y en dos derrumbes, entre otras acciones.
En ese contexto, el funcionario destacó que los uniformados trabajan diariamente en situaciones de riesgo que pueden atentar aun contra su propia vida, en cumplimiento de su misión de auxiliar y salvaguardar a la población en emergencias.
Agregó que se busca crear más conciencia preventiva como la manera más eficaz de salvar vidas, por lo que en el transcurso del año participaron en más de 250 capacitaciones y simulacros para el personal de 130 empresas asentadas en la entidad.
Las mismas actividades se llevaron a cabo en instituciones educativas de todos los niveles escolares, con lo cual se generó total instrucción para más de 44 mil personas de manera directa, que a su vez habrán de difundir la manera de evitar incendios y cómo actuar ante emergencias de tal naturaleza.