Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Después de que el juez federal Adrián Novelo eliminó ayer dos de las últimas tres suspensiones que prohibían obras del subtramo 5 Sur del Tren Maya –de Playa del Carmen a Tulum, en Quintana Roo–, ambientalistas alertaron que reinició la devastación de selva y de cavernas con especies endémicas y vestigios arqueológicos.
«Aquí estamos en la caverna ‘Siete Pesos’; esta caverna se encuentra justo en la línea del trazo del Tren Maya, fíjense la distancia en la que está la máquina trabajando (unos 20 metros), fíjense el trazo por donde va, justamente esta caverna atraviesa el total del trazo, una caverna con especies endémicas como la Dama Blanca (un peculiar pez principal característica es su ausencia de globos oculares), con vestigios arqueológicos.
«Es verdaderamente estúpido pretender construir un tren en esta zona (de Akumal), llena de tesoros arqueológicos, tesoros naturales, vulnerando el acuífero: allá abajo se ve el manto acuífero, despejado, tenemos que detener esta locura, ayúdanos a detener esta locura», demandó Guillermo DChristy, uno de los activistas del movimiento Sélvame del Tren, en un video subido a sus redes sociales, en el que se aprecian los trabajos en el lugar.
Los ambientalistas colocaron ayer pancartas con la leyenda «Paren las máquinas», en las zonas de obra, junto a los traxcavos, lo que impidió por momentos que los operadores movilizaran las máquinas, de acuerdo con fuentes militares.
El colectivo Sélvame del Tren logró en mayo que el mismo juez federal frenara temporalmente la construcción de la totalidad del Tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum.
Novelo concedió la suspensión provisional a la asociación civil Defendiendo el Derecho a un Ambiente Sano (DMAS) contra la continuación de los trabajos del sector sur de dicho tramo, debido a la falta de estudios de impacto ambiental.
Ayer el juez Novelo negó las suspensiones definitivas en los amparos 820 y 821 de 2022, promovidos por residentes de Quintana Roo y por la asociación civil Cenote Republic.
El único amparo en el que aún está vigente una suspensión provisional –concedida el 9 de mayo– es el 1137/2022, cuya audiencia incidental fue celebrada el 2 de agosto, por lo que es inminente la negativa de suspensión definitiva.
Ahora sin suspensiones vigentes, los juicios de amparo ya no tendrán ninguna utilidad, pues pueden pasar meses o años para que se dicte sentencia de fondo sobre la constitucionalidad de los actos del Gobierno, tiempo durante el cual la obra seguirá adelante.
Además, el Gobierno federal declaró a finales de julio que el Tren Maya es un proyecto de seguridad nacional, pese a que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), encargada ahora de las obras de dicho tramo, dejará los trabajos a empresas privadas mediante subcontratación.