Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Petróleos Mexicanos (Pemex) reducirá casi la mitad de exportación de crudo para privilegiar la producción de gasolina en la refinería de Dos Bocas, según un documento interno de la paraestatal revelado por Reuters.
Conforme el reporte de la agencia la petrolera solicitó a su unidad comercial que cancele la venta al exterior de 436 mil barriles por día.
De acuerdo con datos oficiales, Pemex vendió en febrero al exterior 940 mil barriles diarios; con la nueva medida en abril exportaría 46 por ciento menos y si se compara con lo exportado en abril de 2023 sería 43 por ciento por debajo (989 mil barriles al día).
Según una nota de Bloomberg del pasado lunes, Pemex pretende suspender algunas exportaciones como parte de su esfuerzo por producir más gasolina y diesel nacionales antes de las elecciones presidenciales del 2 de junio. Su informe lo sostiene con versiones de dos entrevistados que pidieron el anonimato.
El plan gubernamental pretende producir próximamente gasolinas y diesel en el primer trimestre, como parte del objetivo de larga data del Presidente Andrés Manuel López Obrador de terminar la dependencia del suministro de combustibles foráneos.
En tanto, la producción de petróleo de Pemex cayó en febrero a su nivel más bajo en 45 años, según sus propias cifras, restringiendo los suministros disponibles para la refinación local.
«O lo refinan o lo exportan; no hay suficiente crudo para ambas cosas», dijo a Reuters una persona familiarizada con el asunto.
Sin embargo, esta decisión, de dejar de exportar para refinar no es la más acertada, ya que se espera una alza en el precio del petróleo este año, criticó un experto consultado por REFORMA.
Arturo Carranza, experto en temas de energía, explicó a Grupo REFORMA que recortar la exportación de crudo mexicano, en un contexto de altos precios del petróleo, podría impactar negativamente en las finanzas de Pemex como oportunidad de negocio.
«Hoy en día es una oportunidad muy grande vender petróleo en los mercados internacionales porque los precios del petróleo se están incrementando; recientemente el Departamento de Energía de Estados Unidos subió su pronóstico del precio del petróleo para todo 2024 a un promedio de 88 dólares por barril.
«Para Petróleos Mexicanos (recortar las exportaciones) implicaría una oportunidad de negocio que haría mal en desaprovechar», apuntó Carranza.
Ayer, la mezcla mexicana de exportación se encareció 1.85 por ciento al venderse en 78.15 dólares por barril.
Esta decisión tampoco vendría bien a los ingresos petroleros que en 2023 sumaron 1.07 billones de pesos, una caída de 31 por ciento real respecto a 2022, de acuerdo con un análisis de México Evalúa.
Tan sólo JP Morgan advirtió la semana pasada que el Brent, de referencia mundial, podría alcanzar los 100 dólares el barril este año.
El freno a las exportaciones afectará a refinerías en Estados Unidos, Europa y Asia.
Al cierre de la edición Pemex no respondió a una solicitud de información.
Con información de Diana Gante