Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras la desaparición del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) a finales de 2020, el gasto para reconstrucción de infraestructura dañada por esos fenómenos se desplomó 44 por ciento en el primer semestre del año, según datos de la Secretaría de Hacienda.
Las erogaciones por ese concepto sumaron 3 mil 668 millones de pesos en el periodo.
Frente al promedio de los últimos 6 años, la caída es del 63 por ciento.
El Fonden era un fondo revolvente para cubrir daños inmediatos por desastres naturales y para reconstrucción de incidentes de años anteriores.
Con la extinción, el Gobierno federal se comprometió a mantener el gasto ante desastres mediante el Presupuesto de Egresos.
Sin embargo, ya no hay claridad de quién puede solicitar recursos para la reconstrucción y se ha convertido en una asignación más discrecional, afirmó Francisco Valera director de instituciones y gobernanza del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).
“Más allá del dinero, lo que se eliminaron fueron las reglas que permitían a estados y municipios acceder a recursos ante un comité con propuestas y evaluación seria. Si bien se ha atendido durante la emergencia, la reconstrucción se está volviendo más complicada”, dijo.
Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana, explicó que aunque el fondo era susceptible a actos de corrupción en la comprobación de gastos, su desaparición se ha basado en aumentar el control político del Ejecutivo.