Recordando a Pavarotti en su 85 aniversario

CDMX.- La luz que irradiaba la ópera por muchos años, precisamente cuando Luciano Pavarotti aparecía en escena, se apagó el 6 de septiembre de 2007: el cáncer de páncreas acabó con el carismático tenor italiano, comunicó su representante, Terri Robson. El intérprete tenía 71 años.
A lo largo de su vida, Pavarotti hizo y deshizo lo que quiso. Vivió momentos felices al momento de formar a su familia, pero también conoció la tragedia de perder un hijo.
Un 12 de octubre, en 1935, nació en Módena. Sus padres eran Fernando, un panadero muy aficionado a la ópera, y Adele, empleada de una cigarrera. Gracias a Fernando, el entonces pequeño Luciano tuvo contacto con los escenarios, reflectores y la atención del público. Con corta edad se involucró en el coro de la ciudad.
Además de cautivar con su poderosa voz, también lo hacía con su actuación. Sus interpretaciones cautivaban a propios y extraños. Luego de conquistar el continente europeo, Pavarotti cruzó el gran charco. Se fue a Estados Unidos en 1965 y debutó con la obra Lucia di Lammermoor. Pavarotti ya vivía del aplauso cuando entre sus actuaciones deslumbró en la neoyorquina Metropolitan Opera, a partir de los años 70.
Las mujeres, la comida, la cocina y el futbol se sumaban a los intereses del músico.
Más de 500 galardones y condecoraciones dieron prueba de su legado en el bel canto. Numerosos Grammy, discos de Platino y Oro. Se calcula que vendió más de 100 millones de discos en el mundo. (Froylan Escobar/Agencia Reforma)