Fernanda Torres
Agencia Reforma

CDMX. -Después de 32 años de trayectoria artística, Mónica Dionne no siente que estar al frente de una cámara o el público sea un trabajo.
La actriz, de 57 años, recibió ayer un reconocimiento a su carrera, en la función especial de La Ternura, la obra que protagoniza en el Teatro Libanes y que dirige Benjamín Cann.
«No me siento chambeando, sigue siendo disfrutable, sigue siendo emocionante, sorpresivo, sigo teniendo nervios, en esta obra en especial me entran unos nervios impresionantes.
«Estoy muy contenta y muy feliz, más de que sea en este proyecto que es algo que estoy disfrutando tanto», contó Dionne en entrevista.
Los padrinos de la función, Adal Ramones, Mónica Garza, el director y productor de cine Alejandro Springall y la chef Zahie Téllez, acompañaron a Dionne para disfrutar de la puesta en escena, donde la actriz interpreta a la Reina Esmeralda.
Al final de la función le entregaron el reconocimiento y se proyectó una semblanza.
«Me siento muy querida y muy agradecida porque son gente a la que quiero mucho y con la que me siento muy cercana. En diciembre me hablaron para hacer una lectura de esta obra, yo ya había trabajado con (el productor) Morris Gilbert.