Víctor Fuentes 
Agencia Reforma

CDMX.- Ministros que contenderán el 2 de enero por presidir la Suprema Corte de Justicia y el Consejo de la Judicatura Federal reconocieron problemas de nepotismo, influyentismo y falta de austeridad en el Poder Judicial.

Ninguno de ellos propuso reducciones salariales a Ministros, Magistrados o Jueces, ya que la Constitución lo prohíbe, pero varios hicieron ofertas para reducir presupuestos globales o congelar salarios de mandos, como ya se plantea en una solicitud de recursos para 2019 que es 5 por ciento menor a lo autorizado en 2018.

Como se esperaba, los Ministros Arturo Zaldívar, Jorge Pardo, Alberto Pérez Dayan y Alfredo Gutiérrez presentaron este viernes planes de trabajo a sus colegas, que elegirán al sucesor de Luis María Aguilar en su primera sesión de 2019 y para los siguiente cuatro años.

“No podemos negar que existe actualmente en la sociedad una percepción generalizada de falta de independencia, corrupción y derroche en el PJF”, dice el plan de Zaldívar, quien ha sido el más crítico y no es juez de carrera.

“Ha entrado en vigor la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, cuya aplicación al PJF resulta problemática en el marco de las garantías institucionales que la Constitución establece. Ante este panorama, el principal desafío del próximo Presidente de la SCJN y del CJF será el de llevar a cabo la defensa de la independencia judicial sin entrar en una confrontación entre poderes o un choque de trenes”, agregó Zaldívar.

Apenas este viernes, Pérez Dayán dictó una suspensión que impedirá a la Cámara de Diputados aplicar la Ley de Remuneraciones para fijar los salarios de todo el servicio público en 2019, que se deberán basar solo en reglas previstas en la Constitución.

Zaldívar propuso congelar cuatro años los salarios de los mandos, lo que en términos reales los reduciría en mas de 15 por ciento, y en el tema del nepotismo, sugirió que el acceso a todos los puestos judiciales, y no solo el de jueces y magistrados, se sujete a examen.

“La sociedad exige austeridad y estoy convencido de que el PJF puede esforzarse más para reordenar, redistribuir y, si es necesario, recortar el gasto”, sostuvo Pardo Rebolledo en su plan.

“Se nos demanda combatir todo símbolo de nepotismo, y aun, la sola apariencia de que éste pueda existir, y tengo la certeza de que se pueden llevar a cabo transformaciones de alto impacto para asegurar que, en el ingreso, ascenso y desarrollo en la función judicial, no sólo permanezcan los más capaces y los más experimentados, sino que, además, existan elementos reforzados de apertura que permitan a la sociedad verificar que los procesos son transparentes, inclusivos y justos”, agregó.

También Pérez Dayan propuso generalizar los exámenes para que ingrese a la carrera judicial quien tenga los méritos.

Alfredo Gutiérrez criticó que el presupuesto del PJF se solicite inercialmente con base en el año previo, lo que ha llevado a que siempre se pida dinero de más que no se alcanza a ejercer.

“El régimen y diseño democrático nos otorgan garantías institucionales para independizarnos de otros Poderes y para resguardarnos de la sanción y el reproche de aquellos a quienes afectamos con nuestras decisiones, sean las mayorías, sean las minorías, sean los poderes fácticos, sean los poderes económicos”, dijo Gutiérrez.

Los Ministros coincidieron en que es necesario un mecanismo para descargar a la Corte de miles de recursos de revisión en amparo directo, que no implican temas Constitucionales.

Pérez Dayán, juez de carrera, es el único que contiende por primera vez.

En 2015, Zaldívar estuvo a punto de ser el primer Ministro sin carrera judicial en presidir la Corte, pero luego de empatar en 29 rondas con Aguilar, perdió cuando el Ministro Juan Silva Meza cambió su voto.

En esa ocasión, Pardo sólo tuvo un voto y Gutiérrez declinó antes de la sesión.

La Corte podría llegar otra vez al 2 de enero con 10 ministros y riesgo de empate si el Senado no designa este mes al reemplazo de José Ramón Cossío.

El Ejecutivo envió esta semana una terna en la que el ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, Juan Luis González Alcántara, se perfila como el favorito.

La sesión del 2 de enero será presidida por la Ministra Margarita Luna Ramos, decana de la Corte, que se retira en febrero.