Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Tramo 5 Sur del Tren Maya, presentada por fin por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), reconoce que las obras provocarán daños de moderados a críticos, pero califica de viable el proyecto.
El documento fue publicado el pasado miércoles en una edición extraordinaria de la Gaceta Ecológica, órgano de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
Estima que las obras del Tramo 5 Sur, que tiene una longitud de 67.6 kilómetros y corre de Playa del Carmen a Tulum, afectarán 485 hectáreas de selva mediana subperennifolia, incluyendo derecho de vía, estaciones, caminos de acceso y otros.
Y reconoce dicho impacto como «crítico».
Entre los impactos «adversos severos» identificados por la MIA se encuentran la fragmentación de hábitat por cambio de uso del suelo e instalación de infraestructura, la afectación de especies de flora y fauna en alguna categoría de riesgo de la NOM-059-SEMARNAT-2010, la alteración de la calidad escénica del paisaje y la modificación de sitios naturales o monumentos.
Respecto a la integridad física de los cenotes prevé un impacto «adverso moderado».
Señala como «irrelevantes» los impactos en materia de balance hídrico por remoción de cobertura forestal e infiltración.
No obstante, prevé un impacto adverso severo, en la etapa de operación del Tren Maya, por afectación de las características fisicoquímicas del agua subterránea por generación, manejo, almacenamiento y disposición inadecuados de residuos sólidos urbanos, líquidos, y de manejo especial y peligrosos.
Sin embargo, la MIA sostiene que los impactos negativos identificados son «remediables».
«Con base a los valores obtenidos (importancia del impacto) se considera que en las etapas de preparación del sitio y construcción se presenta el mayor número de interacciones con potencial de causar efectos adversos (…) En su mayoría, resultan temporales y mitigables», indica.
«Cabe destacar que los impactos potenciales de ocurrir se concentran dentro del área de influencia, principalmente el área que delimita el derecho de vía, generando una presión sobre la vulnerabilidad de los componentes: hidrología, suelo, vegetación, flora y fauna principalmente».
A partir de la publicación de la MIA, explicó Greenpeace en un comunicado, Fonatur deberá publicar un extracto del proyecto en un periódico de amplia difusión en Quintana Roo para iniciar un proceso de consulta pública con duración de 60 días hábiles, si es que no hay solicitudes de información adicional o solicitud de opiniones técnicas por parte de la Semarnat.

¡Participa con tu opinión!