Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que la venta ilegal de combustible robado prevalece en las carreteras de México.

Aseguró que él fue testigo de esa práctica ilícita, durante un trayecto nocturno por Puebla.

“Ayer pasé por ahí, por eso no voy a viajar en avión ni en helicóptero, es más cómodo, pero no me doy cuenta. Antes pasaba por Puebla, por Esperanza, Tepeaca y en todo el tramo, incluso pasando Puebla, en las noches, alumbrando con foquito, vendiendo gasolina robada, huachicol.

“Me encontré de nuevo el foquito, ya mandé el reporte, ahí van a ir, de una vez se los aviso, nada de foquito. Pedirles a todos que se abandonen esas actividades ilícitas y que se respete a la autoridad y que se tome en consideración que hay programas de apoyo a la gente, a los jóvenes”, dijo en su conferencia.

El domingo pasado, Grupo REFORMA publicó que la venta ilegal de combustibles persiste por las carreteras del país a la vista de todos, incluso de autoridades federales y estatales.

En un recorrido se constató que redes bien articuladas operan las 24 horas del día en Nuevo León, Coahuila, San Luis, Querétaro, Hidalgo, Guanajuato, Edomex y Ciudad de México a lo largo de la ruta Monterrey-CDMX, que se hizo de ida y vuelta en diferentes días.

López Obrador hizo un llamado ayer a las familias para abandonar esas prácticas ilegales, tras recordar que el robo de combustible es delito grave que se castiga con cárcel y sin derecho a fianza.

“Aprovecho para decirles que ya es delito grave el robo de combustible y no hay derecho a fianza, lo digo para que nos ayuden todos, que en la familia nos ayuden a decirles a los que están llevando a cabo estas prácticas.

“Porque luego se detiene a quienes se dedican a robo de combustibles y familiares, y sobre todo las sufridas madres, andan haciendo gestiones para que se libere a sus hijos y es mi obligación que se sepa que es delito grave y que no se alcanza fianza y que no se dejen encampanar por delincuentes”, señaló.