Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- La inseguridad que impera en México también es consecuencia del problema de drogadicción que tiene Estados Unidos, reconoció ayer el Embajador de ese país, Christopher Landau.
El problema de la inseguridad, aseguró, es una responsabilidad compartida entre ambas naciones.
«Para mí es una vergüenza que en mi país haya tanta drogadicción, no entiendo realmente, de todo corazón no entiendo, cómo somos un país tan libre, con tantas oportunidades en la vida, y cómo tanta de nuestra gente va hacia las drogas y se pasa tomando estupefacientes.
«Yo creo que nosotros en nuestro lado de la frontera también tenemos muchísimo que hacer y yo lo reconozco, por eso son retos compartidos. Yo reconozco que muchos de los problemas que México está enfrentando con el crimen organizado, son los resultados de nuestra drogadicción», reiteró.
Al participar en el Simposio Internacional de Economía, organizado por la Sociedad de Alumnos de Licenciado en Economía del Tec de Monterrey, el diplomático dijo que de ahí se deriva también el problema de las armas que ingresan al territorio mexicano.
«Yo reconozco que somos parte del problema aquí en México, pero por eso yo quiero ser parte de la solución también, porque no podemos estar en la situación donde nos estamos culpando el uno al otro, donde los estadounidenses piensan: ‘Ah, este es problema de México’, y los mexicanos dicen: ‘Ah no, es problema de EU’.
«Ya basta de eso, realmente no podemos estar culpándonos el uno al otro todo el tiempo. Los malos son los criminales organizados, los delincuentes, y son una amenaza muy real, esto no es algo de la película», señaló.
Landau se refirió al tema de Culiacán y a los niños y mujeres asesinados entre Sonora y Chihuahua, e indicó que la inseguridad es una amenaza muy peligrosa, que si no se controla, la situación en México va a empeorar mucho.
«Tenemos que enfrentar estos retos de seguridad, es importantísimo para el futuro de México, no puede ser que hayan grupos de delincuentes que tienen el control de parte del territorio de México, eso es básico para la soberanía, que tiene que ser el Ejército el que tenga el monopolio», dijo.
El Gobierno estadounidense, señaló el Embajador, está listo para apoyar una estrategia contra el crimen organizado, pero urgió a que se defina esa estrategia.
«Si Culiacán nos nos despierta a todos para ver la realidad de la situación, yo no se qué vamos a estar esperando, porque me parece obvio que es un peligro enorme para todo el futuro de ustedes, y el nuestro también», indicó ante unos 350 alumnos.
Landau también destacó la importancia de seguir estrechando la cooperación en temas comerciales y educativos.