CDMX.- Aun cuando Omar Chaparro ha demostrado que lo suyo lo suyo es la comedia, al adentrarse al mundo de los reality shows quiso dejar el humor a un lado y mostrar su lado más personal para reconectar con su hijo Emiliano.
Esto será posible en un viaje inolvidable que quedó inmortalizado en su serie Chaparreando, que hoy estrena en Disney+.
“Al principio me pareció una terrible idea porque justamente Emiliano estaba pasando por una etapa compleja de adolescente, donde todo el mundo estaba en su contra, muy grosero con su mamá, muy agresivo, momentos complejos de familia, como todos los tenemos, pero entonces dije: ‘¡No!’.
“Después lo pensé bien y dije: ‘A ver, ¿quiero irme a divertir o quiero que esto me deje algo más?’. Y sentí que sería una oportunidad para vincularme más con mi hijo y ver por qué estaba enojado, que conociera a su papá, de dónde viene, dónde nació, dónde trabajó, mis inicios en las artes marciales, todo eso”, explicó Chaparro en entrevista.
La travesía padre e hijo llevó a ambos a viajar en moto por dos semanas, desde Los Ángeles hasta Chihuahua, donde el actor de 46 años pudo presentarle el mundo que lo llevó a convertirse en artista, pero sobre todo el ser humano que es hoy, reconectando también con sus raíces.
“Lo llevé al parque acuático de Chihuahua, donde trabajé como mesero y salvavidas, y el dueño, que es amigo mío, empezó a contar que alguna vez jugamos a aventarnos por el tobogán. Contaba yo bajé encuerado, y mi hijo estaba todo sorprendido: ‘¿Papá, hiciste eso?’. Entonces creo que funcionó mucho para que me viera con esos otros ojos, me dijo: ‘Oye, ¡Qué padre! Eres un loco como yo'”, contó entre risas. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)