Ante la proximidad del Buen Fin que este año será más largo, la temporada de Navidad y Fin de Año, el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios, señaló que las empresas y las familias deben asumir precauciones porque se acerca un último trimestre del 2020 difícil y también un primer trimestre 2021 complicado, a fin de minimizar los problemas.
Se deberá comprender en el núcleo familiar que la situación económica no está para hacer las grandes fiestas o entregando los regalos costosos que en otras ocasiones otorgaban, ahora se debe mantener un nivel de gasto adecuado a los ingresos de las familias.
Por su lado, las empresas deben entender la eficiencia, el control de costos, así como atractivos y competitivos en su nivel de precios y en su logística de distribución.
“Además, se cuenta con algunas instituciones bancarias bien posicionadas en el mercado financiero que han entendido la necesidad de ampliar los periodos de gracia y de esta manera las empresas puedan aprovecharlo; deben buscar en su banco las opciones que ahora ofrecen para mantener en equilibrio y aumentar los plazos de gracia para el pago de pasivos. Es tiempo de entrar a negociarlo”, recalcó.
El titular del CIDE comentó que las empresas adicionalmente se han estado financiando con sus proveedores y al ampliarse los plazos de pago también generan una situación de morosidad dentro de las propias empresas.
El siguiente financiamiento proviene de la banca y una de las situaciones que se observa es el crecimiento del crédito en sus diferentes productos, en especial el de la vivienda, el productivo y luego los créditos de nómina o personales y al final las tarjetas de crédito.
Por último, Alberto Aldape Barrios sostuvo que el usuario financiero ha ido entendiendo gradualmente el gran costo financiero que tienen las tarjetas de crédito y que existen otras opciones interesantes para acceder a esa liquidez que se requiere en las familias o en las empresas.