Por regreso a clases se han incrementado en 20% las quejas ante la Condusef, debido a cargos no reconocidos en las tarjetas de crédito o por padres de familia que caen en préstamos fraudulentos, informó José Antonio Mejía Lozano.
El delegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, dio a conocer que cada vez es más frecuente que los padres utilicen medios remotos de compra como las tarjetas de crédito y débito; sin embargo, en este método de pago puede darse la clonación o un uso indebido de la misma.
Ante esta situación, Mejía Lozano hizo énfasis en que las tarjetas de crédito no son una extensión del dinero; “sino un crédito que tarde o temprano se debe de cubrir y que va a generar gastos extras al gasto corriente”.
El funcionario recomendó a los padres de familia utilizar en la medida de lo posible su tarjeta de débito; o hacer un uso de ambas de manera inteligente.
Como alternativa, los usuarios pueden hacer pagos con tarjeta de crédito verificando la fecha de corte; “si mi tarjeta corta el día 5 y hago la compra el día 6, gano 45 días de plazo para pagar esa deuda y si puedo pagarla en su totalidad no me genero ningún tipo de interés”, explicó, logrando de esta forma un ganar-ganar.
Además, se aconseja a los tutores hacer la compra de insumos escolares que tienen precios elevados, como computadoras o tabletas electrónicas a meses sin intereses; “porque los meses sin intereses también lo cubre la institución”.
Según información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, cuando un usuario de entidades bancarias cubre solamente los pagos mínimos de sus tarjetas, terminará pagando la deuda a plazos muy largos.
“La tasa de interés anual en una tarjeta de crédito; actualmente está entre el 60% y 70%, lo cual es demasiado elevado”, sostuvo Mejía Lozano.
Por último, aconsejó a quienes necesiten financiamiento, recurrir a préstamos de nómina que pueden ser pagados en plazos más cortos.