Alejandro Montiel
Agencia Reforma

GINEBRA, Suiza.-La científica en jefe de la Organización Mundial de la Salud recomendó que los países continúen usando la vacuna AstraZeneca por ahora, a pesar de que algunos países las han suspendido por las preocupaciones sobre los coágulos de sangre en algunas personas que la han recibido.

La doctora Soumya Swaminathan dijo que los funcionarios de la agencia de salud de la ONU “no quieren que la gente entre en pánico”, incluso mientras continúa el control de cerca del uso de la vacuna. Dijo que se está llevando a cabo una revisión que podría producir recomendaciones actualizadas el mismo martes.

Swaminathan señaló que se han administrado alrededor de 300 millones de dosis de una variedad de vacunas contra el coronavirus a personas de todo el mundo, y “no hay una muerte documentada que se haya relacionado con una vacuna del Covid”.

Dijo que las tasas a las que se han producido coágulos de sangre en las personas que recibieron la vacuna AstraZeneca “son de hecho menores de lo que cabría esperar en la población general”.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que los sistemas destinados a proteger la salud pública están funcionando.

“Esto no significa necesariamente que estos eventos estén relacionados con la vacunación contra el Covid-19, pero es una práctica rutinaria investigarlos, y demuestra que el sistema de vigilancia funciona y que hay controles efectivos en marcha”, dijo Tedros durante una comparecencia virtual ante los medios el lunes.

Un comité asesor de la OMS planea reunirse el martes para hablar sobre la vacuna, cuya administración fue pausada el lunes en Alemania, Francia e Italia en medio de reportes de varios países de personas en estado grave tras recibir la dosis.

Dinamarca y Noruega informaron de casos aislados de hemorragia, coágulos sanguíneos y un recuento bajo de plaquetas después de la vacuna AstraZeneca. Islandia y Bulgaria habían suspendido anteriormente su uso, mientras que Austria e Italia dejaron de usar algunos lotes.

La OMS dijo que su panel asesor estaba revisando los informes relacionados con la inyección y que publicará sus hallazgos lo antes posible.

No obstante, destacó que es poco probable que cambie sus recomendaciones, emitidas el mes pasado, para un uso generalizado, incluso en países donde la variante sudafricana del virus puede reducir su eficacia.

“A día de hoy, no hay pruebas de que los incidentes estén causados por la vacuna y es importante que las campañas de vacunación continúen para poder salvar vidas y frenar la grave enfermedad que provoca el virus”, afirmó el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier.

La vacuna de AstraZeneca fue una de las primeras y más baratas que se desarrolló y fue lanzada a gran volumen desde que el coronavirus se identificó por primera vez en China a fines de 2019, y se convertirá en el pilar de los programas de vacunación en gran parte del mundo en desarrollo. El virus ha matado a más de 2.7 millones de personas.