Al expresar su profundo pesar por los lamentables hechos en los que una decena de mexicanos migrantes falleció en el denominado “tráiler de la muerte”, la semana pasada en Texas, el obispo José María de la Torre Martín consideró que lo ideal sería la expedición de visas temporales para que la gente pudiera ir a trabajar y volviera después con bien a casa.

Manifestó que es lamentable que las personas tengan que abandonar a sus seres queridos para buscar mejor vida y más aún que en ese esfuerzo hayan perdido la vida en condiciones atroces.

Demandó no ser insensibles ante ese tipo de hechos, pues de ninguna manera se trata de uno o varios muertos más, sino de vidas que se perdieron y detrás de cada una de ellas es posible encontrar una necesidad, pero también una familia y ahora una tragedia.

En ese sentido, convocó a una plegaria general por la paz y la solidaridad, recordando que fue precisamente en la frontera norte de nuestro país donde el Papa Francisco oró por tantos hermanos muertos en esa franja, así como por la ruptura de muros y fronteras para que pueda haber posibilidades económicas para todos.

En entrevista, el obispo de la Diócesis de Aguascalientes insistió en que en estos momentos de profundo dolor para los familiares de los fallecidos, requieren el apoyo moral y la oración por parte de todos.

“Que la plegaria sea igualmente por la prosperidad de las familias en sus propios lugares de origen, donde tendrá que darse mayor entendimiento pues es una realidad que como sociedad nos necesitamos todos y debemos colaborar y ayudarnos unos a otros”, agregó.

El pastor de la Iglesia Católica en el estado expuso como un gran sueño que hubiera programas de trabajo temporales en los que nuestros paisanos pudieran participar con seguridad y sin el riesgo latente en contra de su integridad física e incluso de su vida, como ha vuelto a suceder en la ocasión referida.

“Sería ideal que con visas apropiadas a Estados Unidos, los paisanos pudieran ir y regresar a sus hogares, así se beneficiarían directamente ellos, pero indudablemente se generaría riqueza para los dos lados de las fronteras”, concluyó.