El nutriólogo del IMSS, Fernando Rubio Martínez, destacó que una alimentación saludable es la mejor manera de enfrentar la emergencia sanitaria y la temporada invernal.
Comer de tres a cinco raciones de frutas diariamente, con alto contenido de vitamina C, A y E, fortalece el sistema inmunológico.
Defiende al organismo de bacterias y virus como el COVID-19, la influenza y otros que son causa de enfermedades respiratorias agudas en invierno.
Comer frutas es una medida muy eficaz para prevenir enfermedades, accesible para toda la población y recomendable para toda la familia.
En tanto, la ingesta excesiva de azúcares simples o procesados debilita el sistema inmunológico y es más fácil contraer infecciones, por lo que exhortó a evitar bebidas endulzadas, postres o añadir azúcar a los alimentos.
Se pueden tomar como colación -entre comida y comida-, y/o como postre, mandarinas, guayabas, tamarindos, jamaica, tejocotes, naranjas y limones, entre otras frutas de temporada.
“Además, es recomendable tomar al menos litro y medio de agua natural y abundantes líquidos calientes durante el día para mantener una temperatura corporal adecuada”, concluyó el coordinador de Nutrición de la delegación estatal del SS.
Por otra parte, los directivos del Instituto presentaron los protocolos de sanidad que durante el Buen Fin deberán seguir las tiendas departamentales y de autoservicio para evitar enfermedades respiratorias.
Entre ellos: uso de dispositivos electrónicos para realizar compras y pago de productos, medidas de desinfección y limpieza, dotar de insumos de protección personal a los empleados.
Dentro de las estrategias generales se contempla que las personas trabajadoras que tienen contacto con público utilicen cubrebocas y protección ocular o facial.
La gente que acuda a hacer compras, debe hacerlo de manera individual, preferentemente sin niños, buscar en la medida de lo posible el pago con tarjetas de crédito para evitar contactos y circulación de dinero en efectivo.