Los recusantes al ISABI están preocupados por la agudización del problema auditivo que registra el alcalde de Aguascalientes, de ahí que le recomiendan bostezar varias veces seguidas, al considerar que bostezar es una buena técnica que ayuda al aire a moverse dentro de los canales auditivos, equilibrando así la presión y destapando los oídos.

De esta manera podrá escuchar las crecientes protestas que hay en contra de lo que ha dispuesto, de aumentar en 50% el Impuesto Sobre Adquisición de Bienes Inmuebles, mismo que será aplicable a partir del 1 de enero próximo y que por lo desproporcionado traerá consecuencias funestas para los sectores menores favorecidos, al elevar el costo de la vivienda.

El compromiso que asumió Leonardo Montañez desde su campaña y en la toma de posesión, de ser un firme defensor de la sociedad, lo echó por tierra con esta medida, que nunca consensuó, sino que pretende aplicar de manera autócrata creyendo que como autoridad puede actuar a su libre voluntad, sin entender que el mando público tiene un límite.

Bien dice el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Aguascalientes, Filemón Medina Silva, que si el Ayuntamiento quiere cobrar más, que sea más eficiente, por lo que primero debe demostrar que es capaz y después que promueva un alza a los arbitrios.

En las pocas semanas que lleva en el encargo, el titular de la entidad local enfrenta el rechazo del sector que tiene que ver con el destino del suelo y la construcción, así como el traslado y venta de bienes inmuebles, porque en un afán de allegarse recursos, para supuestamente llevar a cabo una serie de obras y servicios, no calculó el daño económico que va a causar.

Contrario a la actitud que asumió el Gobierno del Estado, que cumplió el compromiso de reducir medio punto porcentual al Impuesto Sobre la Nómina (ISN) al mejorar las condiciones tras la emergencia sanitaria de 2020, la autoridad municipal actúa en sentido opuesto.

El dirigente de los ingenieros civiles fue muy claro, al demandar que sean eficaces en la entrega de los avalúos, ya que actualmente tardan hasta un mes, lo que lógicamente obstruye el trabajo de valuadores, notarios, de los propietarios de las viviendas y de quienes están interesados en comprarlas.

Dijo que el trámite en línea, que debería de servir para abreviar tiempos y agilizar respuestas, es todo lo contrario, ya que el Municipio proporciona por esta vía el formato que una vez llenado es revisado y si a consideración de quien hace esa labor falta un dato o el aportado no es correcto, como podría ser un precio bajo, lo regresan dos o tres semanas después, para que vuelvan a llevar a cabo el procedimiento, lo que indefectiblemente daña a los demás grupos que tienen que ver con la compra-venta de bienes inmuebles.

El citado Colegio reitera que el aumento de 2 a 3% al ISABI es muy elevado, por lo que demanda que se reconsidere y el Ayuntamiento tenga en cuenta los gastos adicionales que deben hacer los usuarios para el trámite de la compra-venta, lo que de no haber un cambio puede propiciar una disminución en este tipo de transacción y que de ocurrir sería en contra del propio municipio, ya que habría una mengua en la obtención de recursos.

AZOTES NO

Cada vez que alguien propone endurecer el castigo a los infractores de la ley, de inmediato viene al recuerdo lo que planteaba el profesor José Guadalupe Peralta Gámez, que toda persona merece respeto por el sólo hecho de tener esta condición, inclinándose por conocer el problema y ofrecer alguna orientación, por consiguiente se oponía a que hubiera castigos, aún en aquellos casos que un alumno no quería escuchar consejos. Tener paciencia y actuar de manera prudente en un momento difícil fue característico en él, lo que contribuía a que se le tuviera confianza, como así lo acreditan quienes fueron sus discípulos y compañeros de trabajo.

Lo contrario plantea el diputado local Maximiliano Ramírez Hernández, al pedir que se endurezcan las penas a los vándalos para que se llegue a 15 años de cárcel, con lo que teoriza que habrá una reducción en este tipo de faltas. Ignora que a lo largo de la historia en ninguna parte del mundo ha sido posible que la elevación de los castigos haya contribuido a eliminar o disminuir los delitos y el mejor ejemplo se encuentra en Estados Unidos, en donde periódicamente se presentan actos de extrema crueldad, lo que lleva a que sus autores sean condenados a encierro por el resto de sus días o que los sometan a la pena capital.

Según el legislador, para combatir el robo y daños que sufre la infraestructura urbana, que en ocasiones deja sin servicio a un sector, principalmente cuando se trata del equipo de bombeo de los pozos de agua potable, cableado eléctrico o telefónico, se requiere “mano dura” y la única vía que encontró fue presentar una iniciativa de reformas a los artículos 141 y 150 del Código Penal del Estado, que incluye sanciones hasta por 15 años.

Según él, “urge poner orden legal en temas que afectan a la ciudadanía, que cada vez demanda mejores servicios, pero que resulta complicado para las autoridades municipales cumplir cuando se avanza a contracorriente, ya que, por una parte se instalan los servicios y por la otra los amantes de lo ajeno o vándalos provocan daños y rapiña que afecta a todos los sectores”.

Para darle soporte a su escrito, Ramírez Hernández aseguró que han sido los propios ciudadanos quienes le han pedido “castigos más severos para quienes provoquen daños a la infraestructura urbana, que en la actualidad, el Código Penal contempla sólo 5 años de pena con cárcel a quienes cometan el delito, por lo que la propuesta es que llegue a 15 años”.

En ninguna parte de la iniciativa se incluye una campaña de concientización y educación y mucho menos de reeducación de los infractores, lo que no extraña puesto que como encargado de la delegación Morelos en el municipio de Aguascalientes no promovió un programa de esta naturaleza, menos lo va a hacer ahora, de ahí que recurre a lo más fácil, que es pedir a sus colegisladores que se hagan cómplices de imponer la ley del garrote.

Aunque resulte difícil llevar a cabo alguna campaña de concienciación, es preferible hacerlo, principalmente entre los niños, adolescentes y jóvenes y que ellos mismos se encarguen de vigilar que no se dañe el mobiliario urbano. El tiempo de los palmetazos, en que seguramente creció el diputado Maximiliano Ramírez, hace buen rato que fue eliminado y tan es así que actualmente hay una campaña denominada “yo veo, yo denuncio”, ante el maltrato que sufra una persona sin importar la edad. Con ello se trata de evitar que vivan en un ambiente hostil y es el que muchas veces los impulsa a quebrantar la ley. Que lo tenga presente, siempre será preferible educar y prevenir que castigar.

TRASCENDER

La senadora Martha Márquez sabe que el momento en que se encuentra es para tomar decisiones y si optó por separarse del partido en que militó por varios años ahora debe dar el siguiente paso, que es encabezar una auténtica candidatura ciudadana, en la que coincidan miembros de distintas filiaciones políticas y de la llamada “sociedad civil”. Tiene las aptitudes para hacerlo, como lo ha demostrado en la más alta tribuna del país, de manera que no le será ajeno hacerlo. Evidentemente, llevarlo a cabo estaría lejos de ser un día de campo, ya que enfrentaría a las estructuras partidistas, pero si se unen todos aquellos que estén dispuestos a correr los riesgos es factible que en junio de 2022 viva Aguascalientes algo inédito. Casi el 50% de los empadronados no acuden a votar y no lo hacen por la sencilla razón que no les inspiran confianza los aspirantes ni quienes los impulsan, además que parte de los que sí acuden es por atender una costumbre, pero no porque estén persuadidos, como se observa en los miles de votos nulos, que son de aquellos que sí cumplieron con el requisito pero invalidan la boleta. Es indudable que la presencia de la senadora Márquez Alvarado en los prolegómenos de la actividad electoral ofrece esa frescura que hacía falta.

¡Participa con tu opinión!