Pide el Colectivo Nacional Artículo Tercero a los diputados del Congreso del Estado de Aguascalientes, Querétaro, Chihuahua, Baja California y Ciudad de México que desechen las iniciativas del denominado PIN Parental o el derecho preferencial de los padres, privilegiando los derechos de las niñas, niños y adolescentes y legislar con base en lo que marca la Constitución y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

En videoconferencia de prensa, la vocera de dicho movimiento nacional, Marcela Villalobos, destacó que se han unido más de 18 organizaciones en el país en dicho colectivo mediante el cual advierten de los riesgos que corren los derechos de los niños, niñas y adolescentes ante iniciativas regresivas y contrarias a los derechos humanos.

Afirmó que estas reformas son inconstitucionales y pretenden establecer el PIN Parental, el cual se basa en la posibilidad de que a las niñas, niños y adolescentes se les quite el derecho a recibir conocimientos fundamentales para su desarrollo que pueden derivar en convertirles en víctimas de abusos, embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, entre otras afectaciones a su vida.

Destacó que en Aguascalientes la reforma se aprobó en mayo pasado, contemplando el supuesto derecho preferencial de los padres que permite que las madres y padres nieguen a sus hijas e hijos el acceso a la educación integral en sexualidad, entre otros temas fundamentales para su desarrollo. Mientras que en Guanajuato el Grupo Parlamentario del PAN presentó una iniciativa para integrar la perspectiva de familia en los planes y programas de la administración pública estatal, donde se enfoca en una idea de familia tradicional que de aprobarse, dejaría la puerta abierta a la discriminación.

Por ello, advirtió que las propuestas anteriores representan un retroceso, así como la posibilidad de perpetuar un contexto para el aumento de embarazos no deseados, abuso sexual, violencia, discriminación e infecciones de transmisión sexual en niñas, niños y adolescentes. “La evidencia científica internacional muestra que favorece la disminución de prácticas de riesgo, retrasa el inicio de la vida sexual, disminuye la violencia, la homofobia y fortalece las habilidades socioemocionales y la comunicación familiar”.

¡Participa con tu opinión!