Viridiana Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Fernanda Olivares, “Polly”, fue despedida por familiares y amigos.
La joven, de 26 años, luchó 21 días por sobrevivir tras ser atropellada a propósito presuntamente por Diego Helguera, en Iztacalco.
“Fue muy difícil verla en el velorio. No podíamos creer que ella estuviera ahí porque era una persona que vivía su vida al 100 por ciento, feliz, con una sonrisa siempre y nos la arrebataron. Siempre voy a decir que ‘Polly’ no murió, a ‘Polly’ la mataron”, expresó una amiga de la joven.
Entre flores, coronas blancas y globos morados, los seres queridos de Fernanda coincidieron que era una mujer bondadosa y competitiva, ya que siempre luchó sus sueños.
Luego de ser velada en una funeraria, en la Colonia San Rafael, su cuerpo fue trasladado al Panteón Dolores, donde ingresaron más de 50 personas para acompañarla.
“Su fortaleza va hacer que luchemos para que haya justicia”, dijo Teresa Padilla, una de las asistentes al sepelio.
La muerte de Olivares provocó indignación no sólo de su círculo cercano, sino de grupos feministas que le rindieron un homenaje y le prometieron justicia en la Antimonumenta, frente a Bellas Artes.
“No la conocí pero me impacta lo sucedido, porque como mujeres estamos expuestas”, expresó Sharon Camacho.
El 12 de junio, “Polly” y Fernanda Cuadra fueron arrolladas por Diego después de una fiesta.
Él está preso y fue vinculado a proceso por el delito de tentativa de feminicidio, sin embargo, se busca reclasificar el delito a feminicidio tras la muerte de Olivares.