Mayolo López, Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras el regaño presidencial por el desabasto de medicamentos, en el Senado se alzaron ayer las voces que exigieron cuentas a los responsables.
En el debate, la bancada de Acción Nacional y la del grupo plural exigieron la renuncia de los encargados del sector salud.
«Yo me pregunto: ¿quién está en la cárcel por esa supuesta corrupción? ¿A quién denunciaron? ¿A quién le abrieron procesos penales? Hasta donde yo tengo conocimiento a nadie», cuestionó la senadora panista Xóchitl Gálvez.
Al respecto coincidió el coordinador del grupo plural y ex director general del IMSS, Germán Martínez, quien afirmó que los responsables del desabasto deben enfrentar consecuencias de tipo penal.
«Las palabras del Presidente tienen consecuencias jurídicas y políticas. Lo que dijo en Colima, de que hay desabasto, debe tener consecuencias jurídicas y penales; si el desabasto de medicinas ocasionó muertes, debe haber responsables de esas muertes», sostuvo.
Advirtió sobre el riesgo, además, de que el regaño presidencial traiga consigo la renuncia del Secretario de Salud, Jorge Alcocer.
«Ojalá no sea un ultimátum para el doctor Jorge Alcocer: no sería bueno para este País que el Secretario de Salud fuera el doctor Hugo López-Gatell», dijo.
Por el PRI, el senador Manuel Añorve exigió a López-Gatell que ofrezca una disculpa a los padres de los niños con cáncer.
La morenista Lilia Margarita Valdez condenó el desabasto y se sumó a un punto de acuerdo promovido por la petista Cora Cecilia Pinedo para reclamar un alto a la falta de medicamentos, respaldado por el pleno.
Mientras que en San Lázaro, diputados del PAN celebraron que el Presidente Andrés Manuel López Obrador haya reconocido el problema del desabasto de medicinas.
En la discusión de las reservas del Presupuesto de Egresos, el diputado del PAN, Jorge Triana, dijo que fue positivo que el Presidente regañara a Alcocer.
«Primero, quiero hacer un reconocimiento abierto al Presidente, porque el día de ayer (miércoles) se arrepintió de lo que ha venido manejando en los dos últimos años y medio. Primero, ignoró un problema de desabasto en su Gobierno.
«Después, dio la instrucción a sus empleados para que dijeran que los muertos se trataban de un ‘daño colateral’ y ahora, abrió los ojos y por fin reconoce que este Gobierno, indolente y asesino, ha dejado morir a niños con cáncer y tiene que haber consecuencias al respecto», refirió.
El panista citó que en el peor momento del Gobierno de Enrique Peña Nieto hubo un 30 por ciento de desabasto, mientras que en la actual Administración el promedio es del 75 por ciento.
En sus intervenciones, los diputados Jorge Arturo Espadas y Cecilia Patrón también aplaudieron que la actual Administración admitiera la falta de fármacos.
«En esta misma tribuna nos han llamado mentirosos, una y otra vez. Hoy les digo que el Gobierno ha reconocido que hay un desabasto, así que, por favor, escuchen y estén atentos a lo que los ciudadanos dicen en la calle y no sólo defender por defender», dijo Padrón.
«Millones de mexicanas y mexicanos, entre los cuales hay cientos de niñas y niños, están en espera. Hoy lo repetimos claro y fuerte: debe volver el Seguro Popular».