En un posicionamiento conjunto, responsable y enérgico, los once alcaldes de Aguascalientes exigieron a la Federación y a la Comisión Federal de Electricidad reconsiderar los costos de este servicio, porque de lo contrario se pone en riesgo la gobernabilidad de los municipios al sacrificar recursos de otros fondos para pagar los cobros excesivos por concepto de las tarifas eléctricas, alertaron.
Al manifestarse en las oficinas de la CFE ocho de los once ediles firmantes del posicionamiento, advirtieron que desde mayo pasado se han estado registrando incrementos que representan una alza hasta del 75%, lo cual significa para cualquier administración el hecho de destinar recursos que originalmente estaban reservados para otros proyectos o servicios.
Esta situación ha derivado en el corte de suministro de energía en algunos pozos de agua potable, como sucedió en el municipio de Pabellón de Arteaga, lo que se traduce en que el incremento en las tarifas no sólo afecta la economía municipal, sino que también se ven afectados los ciudadanos al no recibir los servicios públicos de primera necesidad.
Por ello, los presidentes municipales de Aguascalientes solicitaron la reconsideración de las tarifas de energía eléctrica involucradas con el sistema de agua potable, así como se necesita tolerancia por parte de la CFE para el pago por el servicio, porque se les ha pedido un día, una semana o algún periodo, pero no han accedido y han procedido al corte, dejando sin agua a la comunidad, lo que puede derivar en inestabilidad social.
Sin embargo, los ediles aclararon que no sólo las instituciones se han visto afectadas, sino diversas empresas locales sufren por el alza indiscriminada, ya que tan sólo en este año han tenido un aumento de 300% en el cobro de energía eléctrica.
Cuauhtémoc Escobedo, alcalde de Pabellón de Arteaga, leyó el posicionamiento y expresó que los ayuntamientos requieren la energía eléctrica para el buen funcionamiento de los pozos, de las oficinas y espacios públicos que brindan servicio a la comunidad, y no pueden ser vistos ni tratados como cualquier empresa o ente con fines lucrativos ni están dispuestos a tolerar cortes arbitrarios o malos tratos por parte del personal de CFE.
Por su parte, la alcaldesa capitalina Teresa Jiménez Esquivel aseveró que el momento político y económico que enfrenta México exige a las autoridades de los tres niveles de Gobierno, hacer frente común que beneficie a las familias y permita incrementar el potencial de cada una de las comunidades.
Por último, los alcaldes manifestaron su confianza para que sus voces sean escuchadas y que las decisiones que se tomen sobre el tema tengan como prioridad el beneficio de todos y de cada uno de los ciudadanos.