Durante la instalación de la Diputación Permanente del Congreso del Estado, que preside la legisladora Nancy Gutiérrez, el diputado Enrique García López fijó un posicionamiento en contra de la Comisión Federal de Electricidad por su incompetencia y por boicotear a miles de usuarios, ante los constantes apagones que afectan a hogares, hospitales, negocios y a la industria, sin que haya respuesta o solución por parte de la empresa paraestatal.
El diputado del PAN protestó contra la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) por su complicidad y no defender a los usuarios del servicio de energía eléctrica, “pues todos podemos constatar que son inflexibles ante cualquier morosidad, pero no actúan en la misma proporción ante una falla de luz, no se hacen responsables”.
Calificó como inadmisible esta situación que se vuelve cada vez más continua, pues la CFE, empresa que se jacta de ser de calidad mundial, cuesta demasiado a los mexicanos: “la Secretaría de Hacienda le entregó más de 70 mil millones de pesos para su operación, reflejando pérdidas por 95 mil millones de pesos e ingresos de 566 mil millones de pesos”.
Enrique García López consideró que esto obedece a un revanchismo por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador en contra de la población, por su enojo al no aprobarle su reforma eléctrica que sólo iba a ocasionar un grave retroceso al país.
Por su parte, el diputado Cuauhtémoc Escobedo fijó un posicionamiento sobre el tema de la inseguridad que se vive en Aguascalientes y en el país; se quejó de la insensibilidad del Gobierno Federal con su demagógica frase de “Abrazos, No Balazos”, lo cual pone en peligro la tranquilidad de las familias, sobre todo con los últimos acontecimientos registrados en los municipios de Aguascalientes, Pabellón de Arteaga, Calvillo y El Llano.
Por último, mencionó que en las dos últimas semanas, el Gobierno Federal ha hecho referencia a la palabra de Dios como escudo para establecer una especie de blindaje político, frente a la inseguridad que cobró la vida de dos sacerdotes Jesuitas en Chihuahua y de padres agredidos físicamente en Michoacán; por lo que consideró que se debe respetar el Estado Laico que marca la Carta Magna.