Antonio Baranda
Agencia Reforma

EMILIANO ZAPATA, Veracruz.- Apenas salió del Campo Militar Número 26-A, en este municipio aledaño a Xalapa, Veracruz, la camioneta en que viajaba el Presidente Andrés Manuel López Obrador fue rodeada por manifestantes.
“Ni perdón, ni olvido, castigo a los asesinos”, gritaban familiares de personas desaparecidas, mientras personal de ayudantía del Mandatario abría paso a la camioneta.
“¡Que se baje, que se baje!”, “¡queremos hablarle!”, gritaban. Entonces, una de las manifestantes soltó: “Tuvo más derecho la mamá del Chapo, que nosotros”. “Sólo atiendes a la madre del Chapo, y a nosotros no”, cuestionó otra.
Varias mujeres intentaron entregar documentos y cartas al Presidente, quien no bajó el vidrio de la Suburban negra.
El 29 de marzo, López Obrador saludó a Consuelo Loera, madre del narcotraficante y líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, durante una gira en Badiraguato, Sinaloa.
Inconformes, los manifestantes bloquearon durante varios minutos la carretera Veracruz-Xalapa, la misma vía que usó López Obrador para dirigirse a un evento de Sembrando Vida en Perote.